Psychotronic Kult Video.tk <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\07521878572\46blogName\75Psychotronic+Kult+Video.tk\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLACK\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_ES\46v\0752\46homepageUrl\75http://psychotronickultvideo.blogspot.com/\46vt\759189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

jueves

▼ REVIEWS

Programación del Festival de Sitges




La esperada programación de Sitges 2013 ya se puede consultar en la página web del Festival y viene tan nutrida como suele ser habitual. Resulta complejo tratar de pre-seleccionar algunos títulos entre una oferta tan vasta, pero a priori hay algunos títulos que llaman la atención como Only Lovers Left Alive, de Jim Jarmusch, película de vampiros protagonizada por Tilda Swinton. Resulta cuanto menos sorprendente tratándose de Jarmusch, quien además ha confirmado su presencia en Sitges. 





La sección Oficial Fantàstic también presentará cintas de animación, como la última película de Hayao Miyazaki, The Wind Rises, o la nueva versión cinematográfica del universo de Akira Toriyama, Dragon Ball Z: Battle of the Gods. El cartel de la sección Oficial Fantàstic Panorama a competición viene presidido por la producción suiza Chimères, de Olivier Beguin, que narra la turbia relación de pareja después de las extrañas consecuencias de una trasfusión de sangre. Contracted, de Eric England, también narra la brutal trasformación del cuerpo de una joven, esta vez después de una experiencia sexual en Los Ángeles. La canadiense Antisocial, de Cody Calahan, muestra la claustr ofobia de un grupo de jóvenes encerrados, amenazados por una epidemia monstruosa, y que registran lo que les sucede a través de dispositivos digitales como un smartphone, mientras que Xan Casavettes fantasea con vampiresas en la sofisticada Kiss of the Dammed, y The Machine, de Caradog W. James, propone una nueva distopía donde las máquinas contradicen el imperativo de ayudar a los humanos.

Además, hay novedades en las sesiones de la sección Midnight X-Treme, que reunirán el mejor terror independiente americano, con películas como An American Terror de Haylar García, una producción que remite a un hito del horror contemporáneo como es Saw, así como al imaginario de las matanzas en centros educativos, o Savaged, de Michael S. Ojeda, una brutal rape revenge con posesiones de chamanes que aterrorizan a la América provinciana.

La sección Oficial Noves Visions, que busca propuestas de innovación audiovisual y narrativa, incorpora en la categoría de Ficción, Yellow de Nick Cassavettes, el retrato onírico de una mujer atrapada en sus fantasías, o The Dirties, de Matthew Johnson, un film reflexivo e irreverente de las asperezas de la vida adolescente con la cámara de los protagonistas como mediadora del relato. También en Noves Visions, y en el apartado dedicado a fomentar a los nuevos creadores, la subsección Emergents añade la película Faraday, de Norberto Ramos del Val, una sátira paranormal del urbanismo madrileño sufragada a través del crowfunding, The Lobito de Antonio Dyaz, una ficción en primera persona donde el propio director es impulsado a realizar su pri mera pel ícula de terror para salvarse de la ruina, Algunas Chicas, de Santiago Palavecino, un fresco thriller psicológico con personajes neuróticos, y Las aventuras de Jesús María Cristóbal Pequeño, otro proyecto que mezcla comedia y ciencia ficción financiado mediante el mecenazgo social.

Noves Visions estará dedicada a Jafar Panahi, víctima de la censura de su país, Irán, y exhibirá su último trabajo: Closed Curtain. Philippe Grandieux ofrece White Epilepsy, mientras que Randy Moore presenta Escape from Tomorrow. Noves Visions incluye también el trabajo a seis manos de Jean-Luc Godard, Peter Greenaway y Edgar Pêra: 3x3D, una codirección de los tres realizadores que reflexiona sobre el cine 3D.

Seven Chances –programada en colaboración con la Associació Catalana de Crítics i Escriptors Cinematogràfics i la Filmoteca de Catalunya– cumple 20 años como sección del Festival y lo hace a lo grande: presentando siete títulos imprescindibles de Brian de Palma; Jean-Claude Brisseau; Joss Whedon; Valerio Zurlini; Pang Ho-cheung y trabajos firmados en conjunto por Lucien Castaing-Taylor, y Véréna Paravel; y James Franco y Travis Matthews.

El espacio dedicado a todas las edades Sitges Family descubre dos producciones tridimensionales: El mago de Oz 3D, una única forma de ver el clásico de Victor Fleming de 1939; y Pororo: The Racing Adventure 3D, un film de animación protagonizado por un pingüino y aderezado con tortugas corredoras.

Los rostros más destacados del cine del Estado también estarán en Sitges con la proyección de una de las películas más originales de los últimos tiempos; Gente en Sitios, de Juan Cavestany, una excelente colección de sorprendentes escenas que hacen que las experiencias cotidianas parezcan parte de una película de marcianos. Con motivo de la proyección de Gente en Sitios, CASA BACARDÍ SITGES ofrecerá una fiesta exclusiva en el ecuador del festival, con la presencia del equipo de la película y cócteles especiales Bacardí dedicados al universo fantástico.

Además, Takashi Miike y Johnnie To serán dos de los realizadores que recibirán un homenaje en el Festival de este año. Miike presentará dos de sus últimas producciones, Lesson of Evil y Shield of Straw, y también se proyectarán films anteriores como Audition y Shinjuku Triad Society; además, el realizador japonés ofrecerá una masterclass. Este director vendrá acompañado de las más esperadas propuestas japonesas del género fantástico. Por otro lado, Johnnie To presenta en el Festival dos de sus últimas películas, Drug War y la comedia negra Blind Detective.

El Festival se inaugurará el 11 de octubre con Grand Piano, de Eugenio Mira, protagonizada por Elijah Wood y John Cusack, una de las producciones más internacionales realizadas por un catalán; y la clausura la cerrará The Sacrament, de Ti West, una película de ambiente enrarecido alrededor de una secta religiosa. Las entradas para los cuatro recintos (Auditori, Retiro, Prado y la flamante sala Tramuntana, donde habrá proyecciones a precios populares, junto con sesiones y actividades gratuitas) se pondrán a la venta este mismo viernes 27 de septiembre a través de Telentrada. A estas cuatro salas, hay que añadir L’Escordaxor (donde se proyectará la sección Brigadoon) y el nuevo Cine al aire libre, en el Hort de Can Falç, que presentará algunos clásicos de género. Estos últimos espacios serán gratuitos.

martes

▼ REVIEWS


AVANCE PORTADA DEL NUMERO 3 DEL FANZINE DE EXHUMED MOVIES

LIKE / ME GUSTA LA PAGINA DEL FANZINE...




jueves

▼ REVIEWS

Sitges 2012






Por Carlos Amurgo.

Psychotronic ha estado presente un año más en el Festival de Sitges, cita ineludible para los aficionados al cine de terror en todas sus variantes. Comentamos algunas de las películas de nuestro género favorito que hemos podido visionar este año, dejando aparte otras secciones de un Festival tan ecléctico, al ser propuestas que no entran dentro del género que más nos apasiona. La cosecha no ha estado nada mal.



Chained: dentro de la sección oficial del festival se proyectó la cuarta película de Jennifer Lynch, hija del archiconocido David Lynch, film que ha recibido el Premio Especial del Jurado y el Premio al Mejor Actor, otorgado a Vincent D´Onofrio. Lo cierto es que es de lo mejor visto en la Sección Oficial de este año y que confirma a Jennifer Lynch como una directora a seguir. Las claves de la película son la consistencia dramática de la historia, apoyada en la estética feista del film y sobretodo en la interpretación D´Onofrio, brillante en el papel de asesino en serie y eje alrededor del cual se moverán todas las claves argumentales y ético-morales sobre las que se sostiene toda la historia. La historia se centra en un chico, el encadenado al que hace referencia el título, que siendo muy niño es secuestrado junto a su madre por el Psycho interpretado por D´Onofrio. Su madre es asesinada tras sufrir un calvario en manos del desequilibrado personaje de D´Onofrio pero el chico termina viviendo encadenado en la casa del asesino, que le ordena mantener aseada la casa, comer las sobras y limpiar cada vez que él termina con una nueva víctima. Tras años de cautiverio y el establecimiento de una enfermiza versión de la relación padre – hijo, llegará el momento en que veremos las consecuencias que tiene en el niño semejantes vivencias. La película adopta un ritmo bastante lento pero que resulta muy apropiado para darle profundidad a todo el conjunto, ya que de haber optado por una narración más orientada a los golpes de efecto el resultado hubiera sido una película bastante convencional. Está claro que a Jennifer Lynch no le ha influido la recepción comercial que pueda tener la película.

Lovely Molly: en la línea de la película de Jennifer Lynch, también se proyectó dentro de la Sección Oficial Lovely Molly, última película de Eduardo Sánchez, conocido ante todo por ser co-responsable de The Blair Witch Project, aunque también tiene una interesante trayectoria en solitario. La mención de Jennifer Lynch no es gratuita ya que Lovely Molly también opta por una narración y ambientación oscura y densa, más preocupada por la consistencia dramática de su historia y personajes y también establece un juego enfermizo entorno a los límites entre la locura y la cordura. El argumento puede recordar vagamente a El Ente, Molly es una recién casada que se muda con su marido a la antigua y aislada casa de sus padres fallecidos, donde se crió de pequeña, donde comienza a notar una presencia que la persigue y trastorna. La película juega con mucha ambigüedad e inteligencia con una historia aparentemente en la línea de muchas películas de posesiones diabólicas o de fantasmas, pero rehuye todos los tics más sobados para acabar resultando algo un poco más especial, algo que recuerda más a La Posesión de Zulawski. Sin embargo esa misma ambigüedad acaba por dejar una cierta frustración en el espectador, aunque resulta claro que temas como la alienación del individuo o las consecuencias de los traumas familiares en las personas planean a lo largo de toda la cinta, pero tampoco sin demasiada concreción, quedando como una película con apuntes interesantes pero algo dispersa vista en conjunto, ya que no se le acaba de dar un sentido a todo lo que va sucediendo. La interpretación de Gretchen Lodge como Molly es bastante convincente y la ambientación musical a cargo de Tortoise muy acertada, para una película francamente lograda y angustiosa en su primera mitad, pero que se va diluyendo conforme avanza. 



The Lords of Salem: sin duda una de las películas más discutidas del Festival. La nueva de Rob Zombie era una de las más esperadas esta edición y desde luego ha generado polémica entre admiradores y detractores. El film se abre con un prólogo ambientado en el siglo XIX donde vemos una cacería de un aquelarre de brujas que  son quemadas vivas. En la actualidad conocemos a Heiri (interpretada por la señora de Rob Zombie), comentarista de un programa radiofónico. Un día recibe un extraño disco con una misteriosa música compuesta por The Lords. La melodía despertará extrañas sensaciones en la población femenina de la ciudad así como hará que un autor literario investigue sobre el tema y averigüe el nuevo plan del diablo para volver a la tierra. El resultado de todo es una de las cintas más esquizofrénicas y extrañas del cine de género reciente, tremendamente irregular, con momentos francamente logrados alternandose con otros incomprensibles e incluso en algún momento ridículos. Uno de los problemas es que Sheri Moon Zombie ofrece una interpretación muy pobre como protagonista, al no estar rodeada de actorres carismáticos como Sid Haig o Bill Moseley se notan mucho sus limitaciones y la trama prácticamente deja de existir a media película, desatandose un delirio visual que en su parte final es más un videoclip que otra cosa. Durante la primera mitad hay momentos poderosos, tras un prólogo muy inspirado y prometedor con aquelarre medieval filmado de una forma muy realista, propone una película de terror intimista y hasta minimalista, para luego girar totalmente de tercio y mostrar en su parte final todo tipo de provocaciones a la religión en general a ritmo de videoclip. Imagino que se hablará bastante de ella este año entre fans del género, aunque dudo de que vaya a disfrutar de demasiada difusión en los cines.

Maniac: a priori este remake de Maniac en estos días de insulsos e innecesarios refritos del clásicos del pasado daba bastante miedo. La original de William Lustig era una de mis favoritas del género y la idea de Elijah Wood en el papel de Joe Spinell sonaba poco acertada. Aunque la original Maniac es una de esas cintas que para mi gusto están por encima del bien y del mal, lo cierto es que este remake es una potente reversión del original, un slasher directo, brutal y sin concesiones, marcado por las mismas obsesiones que la original, si bien me parece desacertada la idea de transladar la acción a Los Angeles en lugar la tétrica Nueva York de la original, se echa en falta la presencia de la gran urbe como co-protagonista del film, aportando su suciedad a la malsana mente del protagonista. La principal novedad es la actualización a los recursos cinematográficos de hoy en día, con esa camara subjetiva presente en la mayor parte de la cinta y que el serial killer tiene un deje bastante de comic, pero buena parte del tejido argumental sigue ahí, el desarrollo de la historia es casi idéntico y tiene parte de la mala leche original. Como extra destacar la electrónica música del film, pieza fundamental en el resultado final. 



Excision: una de las películas más acordes con el espiritu del Sitges más gamberro. Nos cuenta la historia de Pauline, una joven con aspiraciones a cirujana ya que tiene una pasión que roza lo enfermizo por la sangre (y por perder la virginidad), a la vez que no encuentra su lugar ni en el instituto ni en su casa, donde choca inevitablemente con su madre, interpretada por la ex actriz porno Traci Lords. Un film lleno de bizarrismo, gore, que se mofa abiertamente de la juventud americana al completo y de la institución familiar, una mezcla entre humor negro y terror lleno de fantasías gore con algunas escenas realmente logradas e impactantes. Excision en esencia es un cuento de horror adolescente donde lo mejor son los momentos oníricos de la protagonista mientras está disfrutando de sus fantasías, el humor negro de los diálogos, lo cercano y lejano de la vida real y el aterrador, espeluznante e inesperado final, que después de tanta ácidez y carcajadas deja bastante mal cuerpo.
  
The Cabin In The Woods: una de las películas más esperadas por los aficionados del género era sin duda Cabin In The Woods. El argumento viene con agradables ecos de Evil Dead: cinco amigos se van a pasar un fin de semana a una cabaña de la montaña igualita a la mencionada (y con trampilla de acceso al sótano incluída!) y todos los tópìcos habidos y por haber, está el guaperas cachas con su novia,  rubia de bote sexy y con pocas luces, el intelectual, el colgado fumeta y la virgen. Casi parece una parodia y los guiños metacinematográficos cantan mucho. Sin embargo la novedad reside en que un organismo secreto que mueve los hilos en plan El show de Truman con un par de tipos algo estrafalarios en una especie de sala de control, con ordenadores y monitores, que en realidad controlan todo lo que les va sucediendo a los cinco protagonistas, en una espeice de parodia bizarra de los reality shows. En realidad la película acumula un buen montón de tics del cine de terror y los mezcla sin demasiado criterio ni cohesión, creando un entretenimiento divertido y resultón pero con poco fondo y que no tardará demasiado en olvidarse. 




domingo

▼ REVIEWS





NUEVA PAGINA EN FACEBOOK DEL FANZINE 


http://www.facebook.com/ExhumedMoviesZine

jueves

▼ REVIEWS

PREVIA SITGES 2012



Por Carlos Amurgo


Ya hemos llegado al final del verano, y con estas fechas siempre llega la cita ineludible para los fans del cine de terror y del género fantástico en general, y de ese fenómeno que en si mismo se ha convertido este Festival, transcendiendo a su condición de ghetto para los amantes de las emociones fuertes y ya desde hace algunos años convertido en un evento masivo que atrae a todo tipo de público. Del 4 al 14 de octubre Sitges celebra su 45 edición, con el fin del mundo como apuesta estética en su cartel y en parte de su programación, para no estar ajeno a los tiempos convulsos que corren. La programación ya se encuentra disponible y resulta ser incluso más heterogénea de lo habitual, desde viejas glorias del género (directores de pasado ilustre como Dario Argento, Don Coscarelli o David Cronenberg presentan sus últimas películas) hasta las últimas tendencias dentro del género, afrontando nuevas maneras sentir y entender el terror y renovando su apuesta por el cine nacional actual y sin olvidar echar una mirada atrás, con una interesante selección de retrospectivas. Algunos títulos que van a dar que hablar en esta edición bien podrían ser algunos de los siguientes:


THE LORDS OF SALEM


La esperada nueva aventura de Rob Zombie en el cine terror, deseando que vuelva a sus inicios (sobretodo a la notable Los renegados del diablo) y que su etapa de insulsos remakes haya finalizado. El cine de terror le necesita. Las referencias que llegan por la red son inmejorables.


ANTIVIRAL

El debut de Brandon Cronenberg (hijo de ya imaginais, presente en este Festival con su adaptación de la famosa novela de Don Delillo, Cosmopolis) con un argumento que mezcla drogas virales con el culto a las celebridades, y que aterriza en Sitges tras pasar exitosamente por diversos festivales y prometiendo ciencia ficción bizarra a la Cronenberg. 


THE TALL MAN

Nuevo film de Pascal Laugier, autor de Martyrs, una de las mejores pelis de terror que se han visto en recientes ediciones del Festival de Sitges. Con un argumento que mezcla el comentario irónico a la situación de crisis actual con el cuento gótico tradicional, va a ser interesante comprobar que nos ofrece Laugier tras la brutal Martyrs.


MANIAC


Remake del gore ochentero del mismo título, dirigido por William Lustig y protagonizado por Joe Spinell. Pese a que la elección de Elijah Wood para el papel de Joe Spinell da bastante miedo, hay que darle un voto de confianza ante las referencias tanto críticas como visuales que se han ido difundiendo sobre este remake. O esperar que al menos que no sea tan malo como el de Noche de Miedo.


JOHN DIES AT THE END

La nueva cinta de ese director tan inconstante que es Don Coscarelli (tanto por la calidad como la discontinuidad de su obra) tiene un argumento tan desconcertante que resulta simplemente imposible saber lo que puede salir. Tal vez por eso ha llamado nuestra atención. Lean la sinopsis publicada en la web del Festival: "En 2001, un tal David Wong empezó a difundir por internet, bajo el titulo de “John Dies at the End”, las desventuras cómico-terroríficas vividas por él y su amigo John, consumidores de una droga que les permite ver eventos que ocurrirán en el futuro, así como detectar la presencia de una serie de monstruos que viven entre nosotros".


lunes

▼ REVIEWS

FANZINE EXHUMED MOVIES NUMERO 1 EN MAYO



FANZINE EXHUMED MOVIES NUMERO 1 EN MAYO (RESERVAR)



Bueno ya estamos en la recta final, y os dejo la que será portada del número 1, un brutal tocho de 160 páginas a color con artículos y reportajes que se irán desgranando en estos días.Ya podéis reservar (Todos por favor, enviar un mensaje a este nuevo email con vuestra reserva) vuestro ejemplar, para ello podéis hacerlo a este correo:


PRECIO 10 EUROS


jueves

▼ REVIEWS

ANGEL GARCIA SOBRE ELOY DE LA IGLESIA (ENTREVISTA EXCLUSIVA)

ANGEL GARCIA SOBRE ELOY DE LA IGLESIA (ENTREVISTA EXCLUSIVA) por Jorge Mira Benito



(3 Parte)









*Con EL PICO yo creo que Eloy alcanza su momento de mayor gloria profesional, ¿hubo un antes y un después con esta película?



En lo profesional sí porque era la primera película que hacía como productor. Luego el Festival de San Sebastián, los premios internacionales, el reconocimiento de ciertos sectores de la crítica, el éxito de taquilla… Su adicción no impidió que hiciera uno de sus mejores trabajos.



*¿Cómo surge el rodaje de “El Pico”?



El Pico surge tras la imposibilidad material de llevar a cabo otro proyecto anterior sobre la relación sentimental entre un guardia civil y un abertzale. Se titulaba “Galopa y Corta el Viento” y quedó aparcado, quizás a la espera de otro momento que nunca llegó.



*¿Cuáles fueron tus responsabilidades a lo largo del rodaje?



Muy pocas porque en esa época habíamos discutido. Que se localizara fuera de Madrid era la excusa perfecta para distanciarnos. Mantuvimos contacto telefónico por cuestiones exclusivamente económicas y no fue hasta su vuelta de Euskadi cuando aparcamos diferencias y me volví a incorporar al grupo.



*¿Es cierta la leyenda de que en los descansos de los rodajes corría la droga y el sexo con total naturalidad?



Esa es otra de las muchas leyendas urbanas que corren por ahí. La droga que se consumía en los rodajes se hacía con absoluta discreción acudiendo a los servicios o a cualquier lugar apartado. No olvidemos que a pesar de la idea que se tiene, la mayor parte de los actores y prácticamente el cien por cien del equipo técnico no eran adictos. En cuanto al sexo en los rodajes, es la primera vez que lo oigo y me hace mucha gracia. El que se lo haya inventado tiene mucho sentido del humor.





*¿Era complicado trabajar con gente que dependía de la droga?



Por el hecho de depender de la droga no. Hay grandes actores y prestigiosos profesionales de otros campos que arrastran algún tipo de adicción que pasa desapercibida para la mayoría. El problema es fundamentalmente económico, aunque influye mucho el nivel cultural. En este caso sólo había que preocuparse de que no les faltara. Imagina lo que podría haber sido trabajar con varios actores todos con el mono.



*¿Realmente enganchó la heroína a tanta gente o se ha exagerado con el paso del tiempo en cuanto al número de heroinómanos que surgieron en esos años?



No creo que se haya exagerado en absoluto. En aquellos años se había enganchado un amplio sector de la juventud, sobre todo chavales pertenecientes a las clases más desfavorecidas. Los delitos se dispararon y era frecuente ver incluso a niños tirados por los rincones o deambulando cual zombis por las calles. Ya perdí la cuenta de los chicos que conocí en aquellos años y que han ido muriendo, bien como consecuencia directa de la heroína, o bien por hechos violentos o enfermedades asociadas como el SIDA.



*¿Fue pensada como una película anti-droga, para hacer apología de ella, o simplemente se contó una historia sin posicionamiento alguno en cuanto a la droga?



Se trataba de reflejar una realidad de la que apenas se hablaba y hacerlo desde las entrañas del conocimiento más absoluto, pero evitando caer en el moralismo con el que habitualmente se tratan estos temas. No obstante, cuando se tocan temas tan impactantes per se, es posible que sin ser esa la intención no se pueda evitar caer en la apología. Puede que encuentres una respuesta mejor a tu pregunta si analizas la frase que aparece en la dedicatoria: “… a los presos de Carabanchel y a los que sufren la esclavitud de la heroína.”



*¿Crees que algunos chavales jóvenes probaron la heroína después de ver “El pico” o les sirvió para no caer en sus garras?



Esa es una cuestión muy discutida en la Psicología reciente. En qué medida influyen en los jóvenes y adolescentes los estímulos que perciben a través de las películas, de los videojuegos o de los medios de comunicación en general. Sin que esté definitivamente resuelto, al día de hoy la relación causa-efecto no parece ser determinante en ninguno de los dos sentidos.



*¿Recuerdas en que programas de TVE os hicieron entrevistas a lo largo de aquellos años?



Fue a partir de su paso por el Festival de San Sebastián y sobre todo a partir de El Pico 2 cuando hubo una mayor demanda por parte de los medios. Yo estaba a cargo de la promoción y de las relaciones con la prensa junto con otro compañero, y hasta pasada su participación en la Seminci de Valladolid, te puedo asegurar que no quedó un solo telediario, emisora de radio o prensa escrita que no dedicara un espacio a la película.





*¿“El pico 2” se rodó por el éxito obtenido por la primera, o ya de antemano se sabía que iba a rodarse una segunda parte?



En un principio se había concebido como una película más sin sospechar que se iba a colocar en el nº 1 de las películas más taquilleras del año, desbancando incluso al prolífico Mariano Ozores. Como quedaban muchos aspectos por tratar, se planteó la posibilidad de hacer otro “Pico”, pero no como una continuación o una segunda parte, sino como una película independiente, de tal modo que no sería necesario haber visto la primera para entenderla.



*¿Cómo fue el rodaje en la cárcel de Carabanchel?



Era la primera vez que se permitía rodar en el interior de Carabanchel. Teníamos que estar una semana rodeados de auténticos reclusos sin saber a ciencia cierta cuál iba a ser su reacción. Para nosotros eso no era más que un aliciente añadido, como organizar un viaje a un destino inexplorado, aunque parte del equipo no lo percibía con tanto optimismo. Excepto a la hora de comer que entrábamos en la cantina destinada a los guardias civiles y otros empleados del centro, el resto del tiempo estábamos sin más seguridad que la de uno o dos funcionarios. Tampoco la necesitábamos. Tan sólo un día presenciamos un pequeño conato de amotinamiento ajeno a nosotros, pero por lo general todo se desarrolló con normalidad. Fue una experiencia muy enriquecedora que poco después se repitió cuando estuvimos con Pilar Miró en una proyección para los presos de la cárcel de Valladolid, coincidiendo con su estreno en el Festival.



*Los figurantes imagino que eran los propios presos… ¿recibieron algún tipo de sueldo-recompensa por su participación?



Todos los que aparecen eran internos y fueron contratados por la productora con un sueldo similar al que se pagaba por sesión a los figurantes. Sin embargo no todo se rodó en las dependencias de la cárcel. El interior de las celdas se hizo en un decorado en los estudios Cinearte, y el patio se localizó en un viejo colegio cerrado, que si la memoria no me falla, estaba ubicado en el barrio de Malasaña. Allí sí se llevaron figurantes.



*¿Os pusieron problemas para rodar allí?



No hubo ningún problema que yo recuerde, aparte de las limitaciones que ya he apuntado, como no acceder a determinadas zonas, o al patio en horas de paseo. Nuestro “cuartel general” estaba ubicado en la rotonda central, que era una especie de plazoleta donde desembocaban todas las galerías.





*Contó Eloy en su momento, que el rodaje del Pico 2 fue mas duro, porque en ese momento ya sabía en propia carne lo que era el “mono”, ¿empezó a cambiar Eloy a medida que su adicción a la heroína acrecentaba?



Sabía lo que era el “mono” no porque le hubiera faltado alguna vez la heroína, que eso nunca pasó hasta varios años más tarde, sino porque durante el rodaje se le convenció para ingresar en un prestigioso hospital de Barcelona donde pasó una temporada sin consumir. Sobre los cambios, los más evidentes eran los físicos, de tipo metabólico. Había engordado de un modo exagerado y con la misma facilidad adelgazó poco después. También empezó a cambiar en lo personal, agudizándose determinadas conductas. Al principio sólo lo percibíamos los más allegados, pero poco a poco se fueron haciendo evidentes para todos.



*Imagino que aquella situación afectaría a tu propio trabajo, ¿cómo llevabas aquella situación?



Me afectó hasta el punto de que perdí casi 20 kilos. De todos los amigos y colaboradores más íntimos yo era el único que no había sucumbido al “encanto” de las drogas. El rodaje no había hecho más que empezar y las dificultades de todo tipo se iban acumulando a un ritmo frenético. Hubo un momento en que Eloy, sobrepasado por los acontecimientos, estuvo a punto de tirar la toalla y suspender el rodaje.



Confiaba plenamente en mí y era consciente de que en aquél crítico momento sólo yo sería capaz de evitarlo. Me pidió que mientras estaba en Barcelona me hiciera cargo de todo, incluso de sus temas más personales. Había que terminar la película como fuera. A cambio me ofreció unas excelentes condiciones además de una importante participación de sus beneficios como presidente de Ópalo Films y me otorgó plenos poderes para tomar decisiones tanto dentro como fuera del rodaje. A la vez tenía que gestionar la venta del piso de la Avda. del Manzanares y el posterior alquiler y traslado al barrio del Pilar. Y por las tardes a Cinearte, al montaje con Julio Peña. Como en ocasiones anteriores, me pidió que fuera discreto para que no trascendiera su verdadera situación, rogándome que, una vez más, me mantuviese en la sombra… ¡Siempre en la sombra!



*¿Intentaste ayudar a Eloy para que superase sus problemas de adicción?



Al principio claro que lo intenté, pero a medida en que iban cayendo todos nuestros amigos, cada vez se hacía más complicado. Por otra parte ya había dilapidado una fortuna y no podía permitirse dejar de trabajar el tiempo que habría sido necesario para intentarlo con ciertas garantías de éxito.



*¿Quién fue la persona que mas ayudó a Eloy en tales circunstancias?



En tales circunstancias nadie. O no lo recuerdo. Me habría sido muy útil haber podido compartir tareas con alguien.





*¿De donde nace la idea de rodar “La estanquera de Vallecas”?



La historia venía de lejos. El productor Ángel Huete quería hacer la película con Eloy desde hacía tiempo. Un día estábamos terminando de escribir “El General de la OTAN” -el primer guión que firmamos juntos- y decidió que empezáramos a trabajar en La Estanquera. Quedamos con Ángel y comenzamos a localizar. Pronto cambió de opinión. Ante mi sorpresa llamó a Huete y le dijo que había decidido que la película se presentarla como una producción de Eloy de la Iglesia, pero que la iba a dirigir yo. Confiaba plenamente en mi capacidad y me aconsejó que llevara a un buen ayudante como Josecho San Mateo, a quien apreciaba. Al final el proyecto también se frustró.



Cuando años después por pura necesidad se vio obligado a recurrir de nuevo a Huete para hacer la película, rehizo el guión, pero ya no contó conmigo y me dejó colgado (una vez más) Poco después, recién empezado el rodaje, discutimos y opté por desaparecer.



*¿Sobre quién recayó el peso del rodaje?



No lo se a ciencia cierta. Imagino que sobre el ayudante. Cuando me fui no quise saber nada, y lo que supe fue por terceros.



*A pesar de ser una película de las hoy denominadas “quinquis”, es la que menos convence como tal de todas las que hizo Eloy pertenecientes a este subgénero. Parece que pierden credibilidad, realismo los papeles de los dos delincuentes, ¿a que se debe esto? Es un poco por el tono de comedieta de la película, ¿no?



En mi opinión José Luís Gómez no resultaba para nada creíble. Quiso recurrir a una técnica demasiado depurada para interpretar un papel que no lo necesitaba. Él era un buen actor de teatro clásico con un perfil dramático y un aspecto físico que no encajaba con el personaje -en mi opinión sin ninguna vis cómica- frente a otro intuitivo como José Luís Manzano. No podía funcionar, pero Eloy no lo vio porque estaba muy entusiasmado con él. La película no obstante se salvó al final.





*¿Como entra Maribel Verdú en la película?



Se la habían propuesto a Ángel Huete. Estaba empezando pero ya había trabajado en El año de las Luces con buenos resultados. Eloy me encargó que hiciera con ella un reportaje en video para ver qué tal daba en pantalla junto a Jose. Lo hicimos una mañana cerca del Pº de la Habana.



*¿Qué recuerdos tienes del rodaje?



Pocos y malos. Como ocurriera durante El Pico 2, yo estaba a punto de caer enfermo como consecuencia del estrés y del ritmo de trabajo tan agotador. Me vi obligado a trasladarme a su casa, así que mi jornada era de 24 horas. Apenas dormía porque nos acostábamos a las 5 de la madrugada preparando el rodaje del día siguiente. A las 8 tenía que empezar a “resucitar” a Eloy para que a duras penas pudiera llegar cada día al rodaje. A veces llegábamos con dos o tres horas de retraso. A las dos semanas tuve una fuerte discusión con él y con Jose. Fue la gota que colmó el vaso y esa misma noche dejé la película.



José Luís Gómez en la escena en la que sale detenido del estanco, se metió tanto en su papel que me estrelló una cámara de fotos en la cara. Tuvo que llevarme Huete en su coche al ambulatorio de Vallehermoso para que me dieran puntos. Ironías del destino, me llevó en el mismo Lancia Beta Coupé de color rojo que por pura casualidad y sin saberlo compraría yo 2 años después.



*La película funcionó, sin embargo fue la última película de Eloy, ¿tan mal estaba Eloy tras este último rodaje?



No voy a entrar en detalles morbosos, pero como puedes imaginar por lo que he contado, su estado no era nada bueno. No sólo el suyo sino también el de José Luís. Eso resultaba más que evidente para todo el equipo porque llegado a un punto ya era imposible disimularlo como lo habíamos hecho hasta entonces. Él estaba acostumbrado a que cualquier proyecto suyo se llevase a cabo sin mayores dificultades, sin embargo La Estanquera iba a romper esa dinámica. Lo que más siento al día de hoy es haberle dicho a Jose, en el calor de la discusión, que esa iba a ser su última película.



*Una vez terminado, ¿hacia donde reorientas tu vida? ¿a que te dedicas profesionalmente?



Acabé agotado y caí en una profunda depresión de la que tardé en salir más de un año. Me sentía traicionado y pensaba que había malgastado media vida. Intenté retomar la profesión, pero tanto tiempo dedicado profesionalmente en exclusiva a Eloy (¡Qué gran equivocación!) me habían apartado de otros círculos que se habían ido cerrando y a los que ya era tarde para regresar.





*¿Por qué no decidiste continuar trabajando en el cine?



Principalmente fue por las dificultades con que me encontré. Terminé sintiendo un fuerte rechazo a todo ese mundillo, y eso fue determinante. Me refugié en la informática. Estudié programación, diseño gráfico y me inicié en una incipiente Internet. Luego me matriculé en la facultad de Psicología. Entretanto seguí escribiendo algunas cosas nuevas y retomando otras que habíamos dejado a medias, como una historia sobre la vida de Alan Turing, pero ya sin demasiada ilusión.



*¿Qué ocurrió con el equipo habitual de Eloy?



Yo me había ido. Gonzalo debía estar viajando por el Magreb. Pedro Menéndez había fallecido; luego Ángel Sastre. El resto del equipo “superviviente” que no pertenecía a su círculo más íntimo, continuó ejerciendo su profesión con otros directores. Casi todos los antiguos colegas y camaradas se fueron “despistando”. Después, como ya se sabe, murió Jose Luís Manzano.



*¿A que se dedicó en aquella época? ¿Cual era su día a día?



Por lo que me contaron había estado intentando colocar varios guiones sin éxito. La industria le había retirado su confianza. Dado su ritmo de gastos y su absoluta falta de previsión pronto perdió su casa y se quedó sin dinero. Intentó volver con Gonzalo, pero ya estaba muy deteriorado. A mi me llamó un día para retomar el guión de “El General”. Le dije que lo sentía pero que ya había aprendido la lección. Había perdido su guión y no se atrevió a pedírmelo, así que mandó a Gonzalo a mi casa para que le diera una copia. En un primer momento me negué y le remití a la Biblioteca Nacional, pero luego me dio pena y terminé por prestársela.



*¿Tú seguiste en contacto con él?



No, durante varios años no volví a verle.



*¿Qué hay de cierto en que en un momento dado el director vasco se convirtió en un “sin techo”?



Nunca vivió en la calle si es a lo que te refieres. Antes de llegar a ese extremo yo le había acogido en mi casa donde estuvo dos años. Mi madre le estuvo cuidando y atendiendo en sus enfermedades como a un hijo más. Al principio Juan Diego y Juan Antonio Bardem le buscaban alojamiento y le administraban sus ingresos, pero así y todo gastaba con inusitada rapidez. Ellos creían que seguía enganchado a la heroína, cuando en realidad la había dejado definitivamente en el momento en que se quedó sin dinero y ya no se la podía costear. Frente a la disyuntiva de trapichear o delinquir -algo impensable para él- no le quedó otra que desengancharse. En contra de lo que muchos pensaron nunca más volvió a consumir.



Sólo Bardem continuó administrándole su dinero durante una temporada más. Al final se desentendió porque llegó al convencimiento de que nunca se iba a recuperar. Era comprensible y yo nunca se lo reproché.





*Incluso en Interviú sacaron un reportaje en el que se afirmaba que tenía un piso lleno de basura, ¿crees que la droga enfermó mentalmente a Eloy? En sus apariciones de “Versión Española” aparecía muy lúcido…



Cuando empezó a aparecer en televisión ya había superado casi todas sus adicciones. Es verdad que la droga lo enfermó, pero contribuyeron mucho más a su deterioro otro tipo de fármacos que usaba como sustitutivos del “caballo”. Es muy improbable que un adicto dependa de una sola sustancia (poliadicción).



En relación al reportaje de Interviú al que te refieres, recogía cosas absurdas que encontraba por la calle. No acumulaba basura propiamente dicha, sino ropas y objetos inútiles. Este problema desapareció en el momento en que conseguí convencerle de que dejase aquellas pastillas, poco después de la muerte de José Luís en aquél mismo lugar.



*¿Qué supuso la muerte de José Luís Manzano?



Fue un golpe muy duro. Una tarde se presentó Eloy en mi casa desencajado. Me explicó que al despertarse había encontrado a José inconsciente en el baño. Intentó reanimarlo pero fue inútil. No supo como reaccionar y salió corriendo para venir a buscarme. Antes se lo había dicho a la portera. Me pidió que avisara a Pedro Cid, un sacerdote de Getafe que había estado ayudando mucho a Jose. Quedé con él en la casa y me fui para allá. Eloy se quedó porque no era capaz de volver. Cuando llegué se estaban llevando el cadáver. Hablé con la policía y quedé en regresar al día siguiente como testigo junto a otra vecina, ya que el juez había ordenado hacer un registro. A partir de ese momento se desencadenaron una serie de acontecimientos que hicieron más duro si cabe lo ocurrido.



Eloy no se sentía con fuerzas para volver a aquella casa. Me convenció para que le pagase el alquiler de unos apartamentos (primero en Recoletos y luego en Ayala) y para que le fuera prestando dinero con objeto de mantener una cierta tranquilidad y así agilizar la puesta en marcha de alguno de los distintos proyectos que teníamos en cartera. Acepté, pero pasó el tiempo y yo me fui quedando sin mis pocos ahorros. Cuando toqué fondo es cuando se vino a vivir a mi casa.







*¿Estuviste en contacto con Eloy durante la época del homenaje en San Sebastián?



Sí, estábamos en contacto porque seguíamos preparando cosas. No había podido acompañarle porque tuve una caída y estuve medio escayolado.



*¿En aquella época estaba ya recuperado?



Estaba casi recuperado. Para mi había sido un proceso muy largo y muy penoso durante el cual echamos mucho de menos la ayuda, o cuanto menos alguna llamada, de alguno de aquellos “viejos amigos” que sabían de su situación y que (¡Oh, sorpresa!) una vez superados todos sus problemas se apresuraron a “tenderle su mano”.



*¿Qué supuso para él aquel homenaje?



Mucha ilusión, una inyección de autoestima, y una prótesis dental que sufragó la organización por cuestiones estéticas. Fue importante para él sobre todo porque se le vio en público con buen aspecto. Los colegas pudieron constatar que estaba vivo y lúcido. Salía en televisión y eso para muchos supuso la garantía de que ya se podía volver a tratar con él. Y hasta, quién sabe, hablar de negocios…



Acababa de conseguir una prestación económica que le permitió salir de mi casa. Entonces continuó escribiendo, pero con otros. Todos aquellos proyectos que íbamos a realizar al 50% en tiempos difíciles, no acababan de materializarse. Un día me enteré por Internet que estaba grabando para tv el Calígula de Camus. El círculo al que me refería al principio de la entrevista se acababa de cerrar. Ya había salido del pozo y tenía sus cuentas bien saneadas, pero se olvidó de que las mías estaban en descubierto. En su afán por borrar de la memoria los años más terribles de su vida, borró “por descuido” también mi teléfono, y con él cualquier cosa que le recordara que durante muchos años fue incapaz de sobrevivir por si mismo. No volví a verle.



*¿Algo mas que quieras comentar de aquellos años?



Son tantos recuerdos… Pero creo que ya me he extendido bastante y no quiero aburrirte. He omitido algunos nombres y muchos detalles por cierta prudencia. A pesar de todo no reniego de mi pasado. En nada de lo que te he contado hay un ápice de rencor, que es un sentimiento muy molesto y limitante. Me quedo con que fueron unos años apasionantes, divertidos, ilusionantes, intensos… Tuve la suerte de tratar con una de las personas más brillantes que he conocido. Con Eloy crecí intelectualmente y gracias a él aprendí a hacer películas y casi todo sobre la industria del Cine, lo que luego me sirvió para… nada. Al final creo que llegué a entender sus acciones, sus adicciones y sus contradicciones. Seguro que algún día lo explicaré.



A ti te pido disculpas por haberte hecho esperar tanto. Te agradezco tu paciencia y tu interés y ya sabes que estoy a vuestra disposición para lo que queráis. Os deseo mucha suerte con vuestro fanzine.



Ángel García

lunes

▼ REVIEWS

ANGEL GARCIA SOBRE ELOY DE LA IGLESIA (ENTREVISTA EXCLUSIVA)

ANGEL GARCIA SOBRE ELOY DE LA IGLESIA (ENTREVISTA EXCLUSIVA) por Jorge Mira Benito



(2 Parte)








La siguiente sería MIEDO A SALIR DE NOCHE, una de las obras mas “tranquilas” de aquella época… incluso en algunos momentos no parece que sea una película de Eloy, parece como que le falta algo de fuerza… ¿no crees?



La has definido muy bien. Era una película muy tranquila en comparación con las anteriores. Se notaba que era un “encargo”. Ni el guión era de Eloy, ni los actores ni el equipo eran los habituales. Quizá eso lo explique.



No obstante, la película fue muy aplaudida, y guarda una de esas escenas que difícilmente pueden sacarse de la cabeza del espectador una vez vista. Hablo de la escena del despezonamiento en el oscuro sueño de un asustadizo José Sacristan en el papel de padre de familia obsesionado con la inseguridad ciudadana que se vivía en la España de entonces… ¿Cómo rodasteis esa escena?



Bueno, la escena en si no tenía demasiadas complicaciones excepto conseguir que resultara creíble. Eso, gracias a unos buenos efectos de maquillaje creo que se consiguió, con el consiguiente rechinar de dientes de parte del equipo.







Creo que en la siguiente película, NAVAJEROS, tuviste una implicación muy especial, hasta el punto de ser una idea original tuya, cuéntanos…



En la mayor parte de los guiones colaboré de una forma activa. Cuando Eloy se reunía por las noches para escribir con Gonzalo, yo siempre estaba con ellos. Me consideraba un alumno privilegiado y estaba encantado de aprender. Muchos personajes, diálogos y situaciones han sido aportaciones mías, aunque por cuestiones que no puedo contar yo no firmé mis colaboraciones hasta “El General de la OTAN” que lo hice con Eloy.



Pues bien, cuando leí en el periódico la noticia de la muerte de el Jaro enseguida tuve claro que en esa historia había una película. Corrí a casa de Eloy con el recorte en la mano y le expliqué mi idea. Su reacción fue la que yo esperaba. Me dijo: “Vamos a hacerla”. Esa misma noche estuvimos tomando notas y varios días después seguíamos madurando el proyecto. Ya teníamos una amplia sinopsis -como 30 folios- cuando entró en escena Gonzalo Goicoechea. Como fue una constante en mi trayectoria al lado de Eloy, quedé en la sombra y como en posteriores ocasiones, el guión acabó siendo firmado por Gonzalo. Los motivos espero poder contarlos pronto en lo que, sin llegar a ser una biografía de Eloy de la Iglesia propiamente dicha, sí será un relato (quién sabe si una película) de sus peores años que por desgracia compartí con él.



¿De que manera se hizo el casting? ¿Dónde se hicieron? ¿Hubieron problemas?



El casting lo compartía Alsira García con Carmen Zorrilla y conmigo. Hubo problemas sobre todo para encontrar al protagonista. Estuvimos todos buscándolo durante dos meses. Al final mi tesón y algo de azar hicieron que lo encontrara.







¿Quién eligió a José Luís Manzano para hacer de “El Jaro”?



La decisión la tomó Eloy, pero las circunstancias en torno a su “descubrimiento” no tuvieron nada que ver con todo lo que se ha estado especulando desde entonces. Te voy a contar la verdadera historia:



Faltaban pocos días para comenzar el rodaje y todavía nadie había conseguido encontrar a un chaval que le gustase a Eloy y que pudiese afrontar el reto de interpretar el papel protagonista. Llegó incluso a ofrecer “recompensa” a quien lo encontrara. Un día mientras repasaba mi agenda recordé que había conocido a un chico tiempo atrás y que podía encajar en el perfil, pero no encontré su teléfono. Sólo sabía que se llamaba José Luís, que vivía en el pueblo de Vallecas, que jugaba en un equipo de fútbol, y que trabajaba en una bodega donde había tenido un accidente laboral, consecuencia del cual podría aún llevar un corsé ortopédico rígido de cuero. Con esos pocos datos inicié la búsqueda. Una semana después entré en una tasca donde lo conocían. Uno de los clientes me acompañó hasta su casa. Hablé con la madre y le expliqué la historia. Jose sin acabar de creérselo del todo accedió a acompañarme a casa de Eloy. Le causó buena impresión y tras unas pequeñas pruebas y una larga conversación, esa misma noche se decidió que él sería El Jaro.



¿Se adaptó bien al rodaje?



Sí. Enseguida nos pusimos todos a trabajar con él y a ensayar a marchas forzadas. Apenas sabía leer, pero rápidamente se adaptó al nuevo ambiente donde jamás hubiera podido imaginar que encajaría. Los resultados se vieron muy pronto. Cada día llegaba con el texto aprendido. Yo le ayudaba a repasar los diálogos y con la interpretación. Le enseñé a montar en moto porque también estaba encargado de crear, montar y dirigir las escenas de acción y de peleas con él. Puedo asegurar que sus ganas de aprender y su afán de superación eran admirables y su actitud comparable a la de cualquier actor profesional. Por desgracia todo cambiaría con el tiempo.







¿Nos puedes contar anécdotas de José Luís durante el mismo?



Durante el rodaje, mientras se ensayaba la escena del tirón de bolso, unos policías de paisano creyeron que era un robo real y corrieron tras ellos hasta que les detuvieron. Enseguida se aclaró el malentendido y no pasó a mayores. En el rodaje había caído bien a todo el equipo; todos le mimaban y él sabía cómo hacerse querer.



En la película hay una escena que creo que está rodada en la puerta del Cine Carretas, en la que aparece el propio Eloy entre la gente si la memoria no me falla, ¿Qué tenia de especial la puerta del cine Carretas? ¿Por qué se eligió aquella ubicación?



Se eligió porque el cine Carretas fue durante el franquismo y hasta que se cerró bien entrada la democracia, una especie de santuario gay al que no se iba a ver películas precisamente. Era un cine conocido a nivel internacional. Igual ocurría con los cercanos “Billares Victoria”. A Eloy le divertía hacer cameos a lo Alfred Hitchcock en los lugares más “inapropiados”



Tú haces un papel de policía corrupto, ¿Qué recuerdas de este papel?



Recuerdo haber pasado muchos nervios por tener que enfrentarme a Isela Vega, que por entonces era una gran estrella en Méjico a raiz de sus incursiones en Hollywood a las órdenes de Sam Peckinpah. Luego no fue para tanto.



Cuando interpretabas, ¿utilizabas alguna técnica en concreto o te dejabas llevar por la improvisación?



Tal vez por inseguridad mis intervenciones me las preparaba a conciencia. En verdad, salvo la temporada en el María Guerrero para obtener el “meritoriaje” necesario entonces, y las clases de interpretación con el gran maestro de actores José Franco (El Sacerdote) nunca había estudiado ningún método en particular.





¿Estas contento de tus papeles como intérprete?



Soy muy exigente y nunca me acababa de gustar. Siempre he hecho colaboraciones y pequeños papeles, así que nunca he tenido ocasión de lucimiento.



¿Trabajaste con otros directores de cine?



Sí, antes de conocer a Eloy. Después cometí el gran error de dedicarme a colaborar con él a tiempo completo. Eloy era demasiado absorbente y muy celoso en lo profesional. Tenía la gran habilidad de retener a los colaboradores que consideraba valiosos a base de promesas sobre proyectos futuros, cuidándose a su vez de que nadie se los arrebatara. Para eso no se podía brillar demasiado. Era el precio que había que pagar por trabajar a su lado. Unos lo aceptamos y otros no.



Cuéntanos algo de estos otros trabajos tuyos…



En teatro trabajé en Julio César a las órdenes de José Mª Morera; en La Venganza de Don Mendo con Gómez Bur; en la ópera rock J.C. Superstar, que años después versioné y dirigí para representarla en salas de café-teatro. Aparecí en alguna película de Paul Naschy (Jacinto Molina) en algún episodio de Curro Jiménez, en “El hombre de la esquina rosada” o en “Dos hombres y en medio dos mujeres” de Rafael Gil, con Nadiuska.




En LA MUJER DEL MINISTRO se contó con el Pirri, que ya había participado en NAVAJEROS, ¿Qué nos puedes contar de él? ¿le gustaban los rodajes? ¿se adaptaba bien a ellos?



El Pirri debutó en Navajeros. Había salido de los casting de Carmela Zorrilla. Desde el primer día llamaba la atención su espontaneidad y su desparpajo. En los rodajes era muy formal y muy divertido. Era el típico macarrilla que caía bien, y eso era un valor a explotar.



En general, ¿estaban bien pagados estos chavales? ¿Crees que aprovechaban el dinero que se les pagaba?



No estaban muy bien pagados, pero para ellos era una manera de obtener unos ingresos que difícilmente podían conseguir sin delinquir. A casi todos ellos ese dinero les duraba muy poco.



Esta película es de las que menos me gustan de la filmografía de Eloy, ¿Cómo acogió el público esta película?



Estoy de acuerdo contigo. A mi no me interesó demasiado en su día y apenas recuerdo nada de ella. Pasó bastante desapercibida.





COLEGAS volvía a poner a Jose Luís Manzano de protagonista, y nada menos que con los hermanos Flores, ¿Qué recuerdos te trae esta película?



De esta también guardo muy buenos recuerdos. El guión se hizo a medida de los Flores, que eran muy amigos de Gonzalo. A pesar de que la droga ya estaba muy presente, todavía no se había convertido en un problema acuciante. Estuve muy implicado en toda la producción.



El edificio donde viven los chavales, tengo entendido que es un emblemático edificio al lado de la M-30, ¿recuerdas todavía la ubicación?



Sí, perfectamente. Es un edificio de la calle Virgen de Lourdes. Se eligió por el aspecto inquietante de aquella sórdida estructura a modo de colmena. No se encontró por casualidad. Lo conocíamos porque en él vivía Alejo, un viejo amigo nuestro que también apareció como actor en algunas películas.



Yo creo que es una de las mejores películas que se han hecho del ahora llamado “Cine quiqui”, por lo menos es la que muestra una lado mas humano y menos oscurantista de la delincuencia… ¿crees que trató de dignificar la figura de cierto tipo de delincuentes con esta película? Algo así como que todo el que delinque no es mala persona…



Es que Eloy estaba convencido de eso y lo intentaba plasmar en esta y en todas sus películas con más o menos acierto. Lo que cambia en Colegas respecto a Navajeros es la extracción social de los personajes y el tono más distendido de la narración. A diferencia de aquella los chavales de Colegas no son quinquis, se convierten en delincuentes por azar a partir de una situación que no son capaces de controlar.







¿Qué recuerdos tienes de los hermanos Flores durante el rodaje?


Muy buenos. Lo pasamos muy bien. Conecté mejor con Antonio Flores, quizás porque Rosario siempre iba acompañada de Quique San Francisco, su novio de entonces. Para ellos era una experiencia nueva y pusieron todo de su parte. Rosario estaba madurando la idea de cantar y Eloy me animó para que fuera yo su representante. Lamentablemente no me lo tomé en serio. Tampoco olvidaré la expectación que se formó el día en que Lola Flores vino al rodaje. Estábamos rodando en la escalera de un piso de la Avda. del Manzanares, y los vecinos estaban revolucionados con su presencia.

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).