Psychotronic Kult Video.tk: Juegos de amor prohibido <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

viernes

▼ REVIEWS

Juegos de amor prohibido

Forbidden Love Game IMDb



Año: 1975 (España)
Director: Eloy de la Iglesia
Interpretes: Javier Escribá, John Moulder-Brown, Inma de Santis, Simón Andreu, Blaki, Vicente Escrivá, Carlos Larrañaga Jr.

Sinopsis: Julia y Miguel son dos adolescentes que aprovechan el día que les dan vacaciones para escaparse juntos a practicar sexo libremente. Haciendo autostop son recogidos por Don Luis, su profesor de literatura en el instituto, quien les invita a pasar la noche en su villa. Al día siguiente, el anfitrión les anima a quedarse allí todo el tiempo que quieran, donde no les faltará de nada y nunca los van a buscar. En un principio se ven animados por la idea pero pronto entenderán que no los quiere dejar ir, son sus prisioneros y presas de un peligroso juego. Tendrán que aprender las reglas para aprovecharlas a su favor.

Comentario: Levemente inspirado en Sartre y de claras resonancias sadianas, con “Juego de amor prohibidoEloy de la Iglesia planteaba un discurso sobre la arbitrariedad de los fascismos, la fragilidad del caos (y de la felicidad) y la erótica del poder. Comparada en ocasiones con “Saló o los 120 días de Sodoma” de Pier Paolo Pasolini (rodada el mismo año que el film aquí comentado y estrenada en Italia en enero del ’76, según la IMDB), a nosotros nos recuerda más al juego sádico que se establecía entre Andrew Wyke (Laurence Olivier) y Milo Tindle (Michael Caine) en “La huella” (1972), la obra póstuma en la dirección de Joseph L. Mankiewitz (1). Al igual que en la cinta del realizador de “El día de los tramposos”, el juego es planteado (impuesto, más bien) por un rico engreído demostrando su poder, pero una vez comprendido aquel, quienes eran las víctimas dan la vuelta al asunto haciéndose con el mando. Javier Escribá es Don Luis, alguien que lo ha tenido siempre todo. Rico, culto, fanfarrón y petulante se cree con la capacidad y la obligación de enderezar a los chicos problemáticos. Nos enteramos que fue actor, amateur pero muy disciplinado, y que ahora ejerce de profesor por puro amor al arte, cuando se canse de ello lo dejará. Toda su vida ha girado en torno a sí mismo. Con la ayuda de Jaime (Simón Andreu en su primera colaboración con el realizador vasco), un antiguo alumno que se refugia en su casa desde hace dos años (nunca llegamos a saber qué crimen cometió) y quien conoce las normas de sus egocéntricos juegos, el profesor mantiene a los chicos a su merced y se burla de ellos refregándoles su (supuesta) superioridad. Pero será el propio Jaime quien enseñe a los jóvenes cautivos cómo jugar, justo antes de ello deja claro a Miguel que no puede derrotarle al ajedrez, se sabe muy bien las reglas, en un símil de lo que vendrá a continuación. Una vez los chicos han obtenido el mando lo primero que hacen es acabar con aquello que formara parte del orden establecido: vacían las armerías, cambian los vinilos de música clásica por otros de rock, llenan las paredes de posters y dejan tras de sí un reguero de destrozos y suciedad. Viviendo felizmente en pura anarquía hasta que el elemento más débil del grupo, representado por Miguel, muestra sus dudas y plantea acabar con todo. Es entonces cuando Julia saca a relucir que ella es la más fuerte y, para salirse con la suya, llega incluso a matar a Don Luis sin dudarlo un momento. A continuación reemplaza a éste volviendo todo a su punto inicial (a rey muerto, rey puesto) acabando con el caos y la anarquía (representado por todo el aquel desorden armado por ellos divirtiéndose). Iniciando una nueva etapa de absolutismo sabiendo (como bien le dice su antiguo captor antes de dejarlo desangrar) que tiene que estar siempre alerta y con la pistola a mano, en clara alusión a los gobiernos fascistas cuyo poder se basa en la represión y la fuerza de las armas. Nuevamente los discos de Wagner (2) ocupan su antiguo lugar, todo es limpiado y puesto tal como estaba al principio, incluso la colección de armas de fuego vuelve a su sitio. Julia, en evidente muestra de su nuevo estatus, viste una gabardina negra como las de la Gestapo. La joven y Don Luis no son seres iguales pero sí afines. El segundo nació rico y siempre había poseído, como de forma natural, el lujo y la fuerza de lograr todo lo que había querido. La chica en cambio, una joven que sólo ansiaba libertad (como tantos españoles en aquellos años), es al saborear esa vida de lujo y poder cuando se ve seducida por ella y comprende como mantenerla. Reconocía Eloy de la Iglesia en la retrospectiva que se le brindó en 1996 que “Juego de amor prohibido” fue su film más mutilado por la censura (que daba por entonces sus últimos coletazos), superando en cortes a “La semana del asesino”. Según él, la película perdía gran parte de su sentido con tan severos tijeretazos, e incluso llegó a plantearse rodarla de nuevo. Lamentablemente, algo por otro lado común en la época, los negativos de las partes censuradas fueron destruidos (3), y es imposible un visionado de la cinta tal como se concibió. Pese a todo, la película se mantiene perfectamente hoy y su mensaje permanece intacto. Alfonso&Miguel Romero

Psychometro: ••••





(1) “La huella” fue víctima de un innecesario remake el pasado 2007 por parte de Kenneth Branagh, con Michael Caine en el papel que hiciera Laurence Olivier, y Jude Law en el rol de Caine en el original.

(2) Es conocido el antisemitismo de Wagner, aprovechado por los nazis para hacerlo propio del régimen. Por ello es usado en el film como representación de los poderosos.

(3) Otro caso célebre de imágenes “perdidas” son los recortes de “La residencia” (1969) de Narciso Ibáñez Serrador, de cuyas escenas eliminadas sólo quedan fotos para dar testigo. Como curiosidad, en dicho film el hijo de la directora era interpretado por un imberbe John Moulder-Brown.

Etiquetas:

7 Comentarios:

23.5.08 Blogger filomeno2006

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
23.5.08 Anonymous Anónimo

Sale aula de Facultad de Ciencias de la Información de la Complu.

 
23.5.08 Anonymous Anónimo

A lo lejos se ve edificio llamado "Caja de Cerillas".......

 
24.5.08 Anonymous Anónimo

De cerca los pixeles me ciegan..

 
24.5.08 Anonymous Anónimo

¿Se pixela como la TDT en A Fonsagrada?

 
26.5.08 Blogger Fantomas

Según he leido, este director tiene un par de películas bastante interesantes. Lamentablemente jamás he podido conseguir una.

Buena reseña.
Saludos.

 
30.5.08 Anonymous Anónimo

Lamentables tiempos modernos...

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).