Psychotronic Kult Video.tk: El cínico, el infame y el violento <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

martes

▼ REVIEWS

El cínico, el infame y el violento

Il cinico, l’infame, il violento IMDb





Año: 1977 (Italia)
Director: Umberto Lenzi
Interpretes: Maurizio Merli, John Saxon, Tomas Milian, Renzo Palmer, Gabriella Lepori, Gianni Musi, Gabriella Lepori.


Sinopsis: Milán, Leonardo Tanzi, cansado de su trabajo de inspector se gana ahora la vida corrigiendo novelas policiacas. Luigi Maietto, alias “el Chino”, acaba de salir de la cárcel y para vengarse de Tanzi, quien lo envío a chirona, encarga a un par de sus secuaces que lo liquiden. Estos fallan, pero la policía declara públicamente el asesinato del expolícía para que lo dejen en paz. Desobedeciendo las órdenes del comisario Guido Astalli, que le recomienda que se vaya una temporadita a Ginebra para apartarse de todo, Tanzi decide ir a Roma con su tío, y allí también la delincuencia campa a sus anchas. El Chino se alía con el capo ítaloamericano Frank Di Maggio, aunque ninguno se fía del otro. Aprovechando su condición de “muerto”, Leonardo interfiere en un “correo” del mafioso provocando la chispa que enfrente a los dos clanes.

Comentario: Umberto Lenzi es, junto a Enzo G. Castellari, Fernando Di Leo y Stelvio Massi, el director que en más ocasiones y con éxito tanteó el policiaco italiano en los 70. Él mismo recuerda que sus trabajos en el género son los que más rendimiento dieron en la taquilla de toda su carrera. La inspiración para sus poliziescos, comentaba él, le venía en parte de la crónica negra de Roma en aquel entonces (1), y también por su admiración hacia las películas de Don Siegel, Samuel Fuller y su adorado Raoul Walsh. De hecho, el personaje de Tomas Milian (2) en, por ejemplo, “Roma a mano armada” (1976), reconoce el realizador, está sacado de los gangsters recreados por James Cagney en las cintas de Walsh: un personaje grotesco que recurre cínicamente al humor negro (mucho más flemático, of course, en el caso del actor cubano).





El cínico, el infame y el violento” entra perfectamente en el policiaco según Lenzi: vuelve a contar con Maurizio Merli como (ex)comisario de policía (3), y da papeles de villano a Milian (como Maietto, al estilo de sus encarnaciones de malvado en otros títulos del género o en algunos spaghetti-westerns) y a John Saxon (Di Maggio), así como a algún característico de las reconocibles facciones de Claudio Undari (Robert Hundar en los créditos) como uno de los matones de “el Chino”, o Renzo Palmer (4) en el papel del comisario Astalli. Apuesta fuertemente por la acción, las escenas de persecuciones, peleas, violencia contra mujeres (5), delincuencia juvenil, tortura, etc...





Hay escenarios recurrentes en sus cintas del género, como las discotecas, las salas de billar, las azoteas y tejados de los edificios, etc... Y algunas escenas nos recuerdan a otras del propio director: Por ejemplo cuando Frank Di Maggio golpea salvajemente la cara a un tipo que le ha traicionado lanzándole pelotas de golf para después dejar que lo devoren sus perros, recuerda a aquella de “Nápoles violenta” (1976) en la que unos matones destrozan la cabeza a un tío usándolo a modo de bolos en una bolera. O la de la paliza del comisario a unos delincuentes juveniles, que aparece en las dos cintas... E incluso el (violento) desenlace final guarda similitudes entre ambas. La cinta es tan vital, anárquica (6) y física como todas las firmadas por Lenzi en el género, donde el realizador muestra maña, y sería su penúltimo trabajo en este campo, concluyéndolo cuando acababa la década con la también muy recomendable “De Corleone a Brooklyn” (1979).






Al igual que en su filmografía el poliziesco reemplazó al giallo (por razones puramente comerciales), seguirían a aquel las distintas incursiones del director en los géneros o subgéneros que se imponían: sus dos archifamosas películas de caníbales (7), “Comidos vivos” (1980) y “Caníbal feroz” (1981), algún pseudo-Conan, algunos filmes bélicos, otros de terror (8)..., pero ya eran los 80 (9) y Lenzi tuvo que orientar algunos de sus trabajos para el terreno del video y la televisión por cable, dando en ocasiones muestras de desgana. Comenzando los 90 rodó unas cuantas pelis policiacas, como “Detective Malone” (1990), cuarta entrega de Fred Williamson en el papel de Robert Malone, el “Cobra Negro”, o “Cop target” (1990), protagonizada por Robert Ginty... pero ya no era lo mismo, no son estas las cintas policiacas de las que estamos hablando...Alfonso & Miguel Romero



Psychometro: •••••




(1) Entre 1970 y 1975, ciudades como Roma, Milán, Turín, etc... se vieron asoladas por una auténtica ola de crímenes: bandas de marselleses, tráfico de droga, violaciones, raptos... para los que las fuerzas del orden no estaban preparadas, y la gente tenía miedo de salir a la calle.

(2) Tomas Milian y Umberto Lenzi componen una de las más famosas parejas (trío, si incluimos al productor Luciano Martino) del policiaco italiano setentero. Además de “Milano odia, la polizia non può sparare” (1974), “Desafío en la ciudad” (1975) o la ya citada “Roma a mano armada”, hay que añadir algunos de los más reseñables ejemplos del género. En “Con la ley y con el hampa”/“Il trucido e lo sbirro” (con guión de Dardano Sacchetti) crean el personaje de Sergio Marazzi, alias el “Monnezza” (Milian, OK), al que volveríamos a ver en “La mafia de los asesinos”/”La banda del Gobbo” junto a su hermano gemelo “el Gobbo” (de nuevo el cubano, recuperando el personaje que hiciera en “Roma a mano armada”). Se habló de una secuela de “La mafia de los asesinos” que iría a titularse “Il ritorno del Gobbo”, pero parece ser que por aquel tiempo el bueno de Tomas abusaba mucho del alcohol y determinadas sustancias ilegales y era un poco difícil tratar con él. Poco después, le propusieron a Umberto Lenzi un nuevo poliziesco, pero su contrato con Dania Films se lo impedía, y finalmente recayó en manos de Stelvio Massi. Cuentan que fue el propio Lenzi quien convenció a Milian para lo que iba a ser una “participación extraordinaria” en una película protagonizada por Luc Merenda. El actor cubano aceptó una remuneración muy inferior a lo que acostumbraba a cambio de poder escribir libremente su personaje. Pero Lenzi ignoraba que el personaje en cuestión era el mismo Monnezza. “Harry el justiciero” (“La banda del trucido” en el original, para aprovechar mejor los éxitos previos del personaje) contó con un guión de Sacchetti y Elisa Briganti, con la colaboración de Massi, y Milian tuvo absoluta libertad para redefinir al personaje, que cambió sustancialmente del que habíamos visto en las cintas anteriores. El film, sin la menor duda inferior a los realizados por Lenzi, supone el último del Monnezza, si bien muchas de sus características pasaron al del inspector Nico Giraldi, que comienza su larga saga en “Brigada todoterreno” (1976) de Bruno Corbucci, pero esa ya es otra historia...

(3) Serían sus papeles de comisario de policía para Lenzi y para Stelvio Massi los que inmortalizaron a Maurizio Merli no sólo en el policiaco, sino en la cinematografía italiana en general. Con Lenzi cabe destacar “Nápoles violenta” (aka “Nápoles ciudad violenta”), también con Saxon entre los villanos. Cinta, por cierto, donde Merli recuperaba el rol del comisario Betti que el año anterior hiciera en “Roma violenta” de Marino Girolami. Igualmente con Lenzi rodaría “De Corleone a Brooklyn”.

(4) Los fans del policiaco all’italiana reconocerán enseguida a Palmer de títulos tan destacables del género como “Cuando la ambición se tiñe de rojo”/”Un detective” (1969) de Romolo Guerrieri,El ciudadano se rebela” (1974) o “El gran chantaje” (1976) de Enzo G. Castellari, “De profesión gorila” (1975) de Tonino Valerii, etc...

(5) Las palizas para con las féminas es una seña no sólo única de los poliziescos de Umberto Lenzi, sino de toda su filmografía.

(6) Así definía el director sus policiacos, molesto con la crítica bienpensante que le tachaba de fascista.

(7) Al César lo que es del César. Fue Lenzi pionero en el tema con “El país del sexo salvaje” (1972), combinando aventuras, tribus salvajes y estilo documental. Y a él le propusieron rodar “Mundo caníbal” (1977), que rechazó y acabó dirigiendo Ruggero Deodato. Su buena aceptación propició “Holocausto caníbal”(1980), y Lenzi volvió al género, por razones crematísticas, aunque le pesara durante algunos años.

(8) Entre ellas “Ghosthouse. La casa fantasma” (1988) que tuvo cierta repercusión en las salas de cine y videoclubes españoles. Y “Pesadilla en la playa” (1988), de nuevo con John Saxon, que Tele 5 emitiera a comienzos de los 90 en horario de prime-time, editada en video por estas tierras por Midas Home Video.

(9) A lo largo de los 60 las historias y métodos de Hollywood se mostraban de lo más rancio, las nuevas generaciones no se interesaban por sus producciones y los mayores preferían quedarse en casa viendo la televisión. Apareció lo que se llamó “el nuevo Hollywood”, una serie de productores y directores que conectaron enseguida con los jóvenes y tomaron el mando durante unos años. Para ellos, quien mandaba era el director y éste tenía la última palabra. Su buen hacer y frescas ideas les llevó al triunfo, y sus egos los hundieron. A mediados de los 70, dos de ellos, Steven Spielberg y George Lucas, devolvieron el poder a los estudios, pero ahora éste no recaía como antaño en empresarios-cineastas, sino en ejecutivos sin idea de cine que lo tenían como un negocio más. Llegaban los 80, la era Reagan, de un capitalismo feroz. El cine de género europeo tenía los días contados.

Etiquetas:

7 Comentarios:

5.11.08 Blogger Juan P. Rodriguez

Muy buena reseña de la película!
Umberto Lenzi era un gran artesano!

Saludos!

 
5.11.08 Blogger MarioBava

Increible reseña por no decir insuperable de este magnifico poliziesco. El gran Lenzi cuantas alegrias nos dio en aquellos años y no las mierdas que nos tenemos que tragar ahora.

 
5.11.08 Anonymous Anónimo

Muchas gracias por vuestros comentarios. Lenzi nos brindó increíbles películas en la era dorada del cine de género europeo. Han, incluso, ganado con el tiempo.

Alfonso

 
8.11.08 Blogger Igor Von Slaughterstein

Saludos!! He tomado prestada info de tu blog para una noticia sobre el retroback que he puesto en el mio, espero que no te importe. He indicado el link a tu página debidamente al final de la entrada, como es de ley.

Gracias!

 
8.11.08 Blogger MarioBava

Lo que haga falta amigo para esos estamos...Visitar su blog que es muy pero que muy interesante...

Saludos

 
8.11.08 Blogger Juan P. Rodriguez

Hola!
Me alegro que hayas sabido apreciar la gran ultima película de Mojica!
Saludos!

 
8.11.08 Blogger Ordel

Enhorabuena por la reseña,ciertamente insuperable. Curiosamente este Poliziesco fué la primera cinta que vi y coleccioné de este género, ni que decir tiene que me enganche a el de inmediato.

Saludos.

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).