Psychotronic Kult Video.tk: The savage beasts <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

jueves

▼ REVIEWS

The savage beasts

Saldirganlar (aka Senin olmaya geldim)IMDb





Año: 1980 (Turquía)
Director: Engin Temizer
Interpretes: Hadi Caman, Tevfik Sen


Sinopsis: Tres tipos recogen en coche a una joven y la llevan al campo donde todos la violan para dejarla abandonada después. Al despertar, la chica llega a una casa donde el propietario la curará y cuidará de ella, acabando enamorados. La familia de la muchacha la busca desesperada. Pero, casualmente, los tres desaprensivos volverán a dar con ella para de nuevo atacarla sexualmente.

Comentario: Recogen Pete Tombs y Giovanni Scognamillo, en su “Mondo Macabro” (1), que en 1979, de las 193 películas producidas en Turquía, 131 eran de sexo. Si los 70 fue una década con gran predominio del erotismo en las producciones turcas (2), terminaba dicho decenio con la llegada del porno. Eclosión que, por otra parte, duraría poco. El golpe de estado militar de 1980 produciría una férrea censura que acabaría drásticamente con cualquier atisbo de sexo en la pantalla (3). Del año crucial de 1979 data esta “The savage beasts”, o la revisión turca de las rape-movies que hicieron furor en las pantallas de medio mundo a lo largo de los crudos años 70. Un guión mínimo, pocos actores, y numerosas y prolongadas escenas de sexo (consentido o no) es lo que encontraremos en ella.



Aún siendo claramente un softcore, las chicas lo enseñan todo (y queremos decir gráficamente todo), con la cámara relamiéndose con agresivos acercamientos a los sexos de las féminas, y los tipos poniéndose las botas agarrando y lamiendo allá donde pueden. Actuaciones exageradas, incoherencias en el guión, mareantes movimientos de una cámara que encuadra como le viene en gana, y un doblaje a menudo desincronizado, rematado con un final tan abrupto como desconcertante. Todo en una duración de alrededor de una hora que nos lleva a pensar en la posible versión hardcore para, al menos, la distribución nacional.




Y pese a todo (o quizá por ello), toda una curiosidad muy disfrutable, además de ser algo distinto a las, más habituales por estos lares, cintas de aventura y acción protagonizadas por Cüneyt Arkin. Recomendable sobre todo para los aficionados al cine bizarro... como los aquí firmantes... . Alfonso & Miguel Romero

Psychometro: •••••



(1) La edición en español corrió a cargo de Círculo Latino, publicado coincidiendo con el Sitges 2003-Festival Internacional de Cinema de Catalunya.



(2) Y no sólo en Turquía, sino en medio mundo, el erotismo y el sexo se apoderaron de las pantallas de cine a lo largo de los 70. En nuestro país, de lo que hemos hablado muchas veces, en los últimos años de la década cae la censura y vivimos un auténtico aluvión de filmes eróticos bajo la calificación “S”, con Ignacio F. Iquino, Jesús Franco o Enrique Guevara entre sus principales abanderados. Italia va progresivamente cargando las tintas en cuestiones sexuales, del erotismo sugerido (y en ocasiones realmente fetichista) de los 60 irá progresivamente explicitándose viviendo su mayor periodo de esplendor entre finales de los 70 y principios de la década siguiente, influyendo tanto en las cintas más populares de género como en las de autor. Francia apostará principalmente por un erotismo lánguido, decadente y de salón en los éxitos internacionales de Just Jaeckin y sus “Emmanuelle” (1974), “Historia de O” (1975) o “Madame Claude” (1977), o los del británico David Hamilton, que desde nuestro país vecino orquesta sus “Bilitis” (1977) o “Tiernas primas” (1980). Junto con otros nombres menos conocidos para el espectador medio pero igual, o más, interesantes, como José Bénazéraf. Además de insertar sexo explícito en un buen lote de producciones, autóctonas o foráneas (la de giallos que conocieron edición con insertos hardcore en tierras galas...). Desde las islas, la Hammer se presta más erótica que nunca en su (hasta hace poco denostada por muchos) trilogía Karstein, y otras productoras facturan igualmente cintas de terror donde no faltan desnudos, como el “No quiero nacer” (1975) que dirige Peter Sasdy para los estudios Rank, o nuestro José Ramón Larraz que realiza en suelo británico exquisiteces como “Las hijas de Drácula” (1974). Alemania no muestra prejuicios, desde allí facturan los “Reports de colegialas”, con el ínclito de Ernst Hofbauer de por medio, y muchas películas se estrenan con material X inserto. En los países nórdicos, una mayor permisividad en cuestiones sexuales posibilita una amplia producción en el hardcore, además de cintas eróticas para la distribución internacional como la danesa “The sinful dwarf” (1973) de Vidal Raski, coproducida con los USA. En Suecia, el cine de autor y la pura exploitation no dudan en incluir sexo en sus existencialistas tramas. Paul Verhoeven despunta en Holanda con sus propuestas como “Delicias holandesas” (1971), “Delicias turcas” (1973) o “Katie Tippel” (1977)... En oriente las cosas siguieron derroteros similares, desde Hong Kong, entonces colonia británica aislada del férreo control comunista de la China continental, los Shaw Brothers alternaron sus epopeyas de artes marciales con filmes llenos de erotismo y mala leche como “The killer snakes” (1975) o la WIP “Bamboo house of dolls” (1973), ambas de Chih-Hung Kwei; y la Golden Harvest nos propone comedias de kung-fu como “The iron fisted monk”, dirigida e interpretada por el bueno de Samo Hung, donde no faltan desnudos o agresivas violaciones a las féminas. Las Filipinas destacan por sus filmes de género cargados de sexo y violencia, trabajos propios o en coproducción con los Estados Unidos. Y Japón se alza como la mayor productora de cine erótico del este, los 70 se convierten en los años del pinku-eiga, decantándose hacia el terreno del sado-maso en cintas de la calidad del “Môjû” (1969) de Yasuko Masumura, además de contar con productoras o directores especializados, caso del muy interesante Norifumi Suzuki, amén de contaminar otros géneros previos como el yakuza-eiga... Y en el país de las barras y estrellas no quisieron quedarse atrás. De la sexploitation (que sucedió al nudie) pasaron al softcore, honor que ostenta el “Vixen” (1968) de Russ Meyer. A finales de los 60 cae el caduco código Hays, el propio Meyer o Joseph W. Sarno hicieron notar su anacronismo, y se instaura el nuevo comité censor formado por la MPAA. En el 69 empieza a legalizarse el porno, que se irá imponiendo en los distintos estados de diferente forma (según lo facha que sean), y a lo largo de la siguiente década el triple X, con base en Nueva York y Los Ángeles originalmente, arrasará en las salas con productos de indudable calidad a cargo de manos diestras como las de Gerard Damiano o los hermanos Mitchell. Además de un centenar de cintas eróticas, y encontrarnos con desnudos y sexo en cualquier thriller o película de acción y terror, al menos en las de los estudios pequeños... las rape-and-vengeance-movies, las WIP-movies, la blaxploitation y otros subgéneros hicieron su agosto ... fue la década del matrimonio Findlay, de Lee Frost y de tantos otros habituales del cine venéreo bizarro, que tan bien lucían en las marquesinas de la calle 42, aquella por la que paseaba un taciturno Travis Bickle... En la América latina, fuertemente católica, algunos directores se atreven a arremeter con filmes más atrevidos. Desde México, Sergio Véjar trata temas tabú en “El pacto” (1976) o “La casa del pelícano” (1978); Gilberto Martínez Solares irrita con “Satánico Pademonium” (1976), y José López Moctezuma, con un pie en los USA, dirige “La mansión de la locura” (1973) o “Alucarda, la hija de las tinieblas” (1978). Desde Brasil Mojica Marins y Oswaldo de Oliveira, desde Argentina Armando Bo... etc, etc... en una década irrepetible y enferma... ¿o los enfermos somos nosotros?...


(3) Igual que tendríamos en España en la época franquista, o como ocurriría en la Chica comunista de la así llamada “revolución cultural”.

Etiquetas:

5 Comentarios:

11.12.08 Blogger MarioBava

Cuantas rarezas estan todavia escondidas en la filmo Turka, esta era una de ellas y los brothers Romero la han desenterrado para deleitarnos con esta fantastica critica por no variar....

Saludotes

 
11.12.08 Anonymous Anónimo

Gracias a ti, Jose, por descubrirnos esta perla enferma de la bizarra filmografía turca.

Alfonso

 
11.12.08 Blogger La abadía de Berzano

Muy interesante, en especial ese mini-artículo que es la acotación sobre el erotismo del cine de los 70. Felicidades. ;)

 
12.12.08 Blogger Juan P. Rodriguez

Pedazo de reseña! Hay muy pocas reseñas por la red que esten tan bien documentadas como las vuestras. Os felicito!

 
12.12.08 Anonymous Anónimo

Muchas gracias. La verdad es que es un placer colaborar con la página y poder escribir del cine que nos gusta.

Alfonso

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).