Psychotronic Kult Video.tk: SITGES 2008 Festival Internacional de Cinema de Cataluña <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

jueves

▼ REVIEWS

SITGES 2008 Festival Internacional de Cinema de Cataluña

Sitges 2008 por Daniel Font y
Toni Junyent


Aunque cada año me diga a mí mismo que no voy a volver a dejar los deberes de Sitges para antes de Navidad, la historia, como un bucle, se repite. A este paso, habrá que instituir una nueva costumbre según la cuál, hablaremos de Sitges no en noviembre sino en marzo o abril, y lo haremos comentando, a lo largo de diez dias, películas diferentes cada vez. Como si el festival hubiese cambiado de fecha y se estuviera celebrando, cuál conclave secreto, en los sótanos del Melià. Crónicas diarias de un loco. Podrían, de hecho, comentarse películas inexistentes o que no figuraran en la programación. Y criticar las crónicas, también inexistentes, del resto de medios de comunicación. Pero bueno, vamos al grano. Este año al festival le costó arrancar: los primeros dos días costaba encontrar películas que hubieran entusiasmado a alguien y, para colmo, el pase matinal, el primer sábado, de ‘Repo! The genetic opera’, el bizarro musical rock que se suponía iba a empezar a caldear el ambiente, se suspendió por toda la movida de las medidas de seguridad de la que habréis oído hablar.


En las colas de los cines se hablaba del raquítico cartel de invitados, en el que Woody Harrelson parecía ser el cabeza de cartel mediático. Aunque, si bien es cierto que este año no abundaron los actores y directores “mediáticos”, no creo que ningún fan del buen cine pueda quejarse de una lista de invitados en la que figuraba gente como Abel Ferrara, Jörg Buttgereit, José Mojica Marins, Lloyd Kaufman, Charlie Kaufman o el gran Umberto Lenzi. A propósito de Lenzi, quisiera pedirle disculpas desde aquí por escrito, y es que la memoria me jugó una mala pasada. Hace unos meses disfruté en grado sumo con ‘Venganza de mujer’ (Emmannuelle et Françoise le sorelline), una insana peli de Joe d’Amato cuyo guión fue escrito a cuatro manos entre el mismo d’Amato y Bruno Mattei. Pues bien, confundí a Mattei con Lenzi y quise felicitar al bueno de Umberto por el guión de la peli, cosa que le indignó. “Emmannuelle? Yo nunca he hecho una peli de Emmanuelle! Eso es una puta mierda!”. Excuse me, mr. Lenzi.

Toni Junyent con Ferrara


Este año tuvimos en Sitges la nueva incursión en el fantástico de Pupi Avati, el firmante de clásicos como ‘La casa de las ventanas que reían’ o ‘Zeder’. ‘The Hideout’, su antepenúltima peli (sí, el tío las hace como churros) es un thriller de corte muy clásico que no gustó a casi nadie. Un servidor la encontró más que decente, algo tópica y previsible pero bien filmada e inquietante por momentos. Desde luego, no es lo mejor de Avati ni se acerca, pero qué queréis que os diga, al menos no abusa de los efectismos que ahora están de moda y, si quiere parecerse a algo, es precisamente a ese tipo de thriller italiano que tanto echamos de menos. Dicen que se parece a muchas otras pelis, lo cual no tiene por qué ser negativo. Yo me lo pasé bien.


También disfruté con otra peli que no cayó precisamente en gracia. ‘Martyrs’, de Pascal Laugier, la que, decían, era lo nunca visto. No voy a extenderme al respecto, y os remito a lo que escribí sobre ella en Contrapicado.net, en mi artículo incluido en el especial Sitges. En líneas generales, pienso que a la peli le sentó mal ese halo en que llegó envuelta, esas altísimas expectativas. Pero ello no quita que la película juegue con ideas muy perversas e interesantes, y sea, en general, entretenida y hasta impactante por momentos. Quizá es que es demasiado poco pedante para los que se esperaban una dosis de “alto cine”, y a la vez, demasiado convencional a efectos formales para los curtidos en salvajadas de este tipo. Lo cierto es que Laugier podría haber delirado más hacia el final, haber apostado decididamente por el más allá… pero es lo que es y no está mal.



TRAILERS











Southland Tales


Hubo unas cuantas películas que me gustaron mucho. Otras que me gustaron a secas, y unas pocas que no me gustaron. Empezaremos por lo excelso, para luego ir comentando brevemente el resto de pelis. De largo, lo más peculiar y desconcertante que pude ver fue ‘Southland Tales’, una peli a la que le sentó de maravilla pasar por Sitges después de haber sido vilipendiada en su momento a su paso por Venecia y, posteriormente, en su estreno en cines en USA. Richard Kelly, el autor de ‘Donnie Darko’, llevaba desde 2006 a cuestas con su segundo largometraje, sin encontrar un público al que entusiasmar. Y al fin lo encontró, en Sitges, convirtiéndose en favorita personal de más de un crítico. No sé si ‘Southland Tales’ es una gran película, pero desde luego es una apuesta osada, uno de esos filmes que te obliga a no perderte un fotograma porque todo son detalles, y la trama se desplaza constantemente, sin dar tregua, por una caótica ciudad de Los Angeles al borde del apocalipsis. Todo un hervidero de ideas (algunas geniales) servido con un estilo fragmentado, muy de comedia coral, algo tarantiniano en su continua búsqueda de la sorpresa a través de diálogos y situaciones, pero siempre arriesgado y personal.


Megalómana, loca, algo flipada… quizá Richard Kelly era demasiado joven o demasiado inexperto para afrontar este gran vodevil contemporáneo sobre el fin del mundo, pero no se le puede reprochar el intento. Y tampoco podemos negar que el reparto es de culto: Sarah Michelle Gellar, Justin Timberlake, DwayneThe RockJohnson, Curtis Armstrong, Janeane Garofalo, Christopher Lambert, Mandy Moore, Seann William Scott. Una locura, y encima con números musicales. Vale la pena verla, aunque sea larga (el montaje que vimos dura 145 minutos, y es el mismo que está en eMule, aunque el original duraba 160).

My Winnipeg


Otra de las grandes películas del festival fue ‘My Winnipeg’, lo nuevo del canadiense Guy Maddin, que curiosamente no terminó de convencer a la mayoría de sus acólitos. Yo, que sólo he visto, a parte de algunos cortos, la estupenda ‘The saddest music on the world’, me encontré con una cosa cautivadora y entrañable, que igual no terminó de cuajar por su marcado carácter literario. ‘My Winnipeg’ es una evocación, sentimental y a la vez hilarante, de esa fría ciudad canadiense en la que Maddin creció, y de la que hasta ahora sólo tenia noticia por un viejo libro de la colección Barco de Vapor, ‘Terror en Winnipeg’. La película no tiene mucho de terror y empieza con un tono muy íntimo, como de poema crepuscular, pero poco a poco Maddin va introduciendo entre sus recuerdos de Winnipeg un torrente de ocurrencias surrealistas que le dejan al espectador que entra en el juego una sonrisa perpetua. Cálida, pequeña, especial, es de esos filmes que reivindican la maravillosa simpleza de contar historias junto al fuego, de darle al pasado (y al presente) ese imprescindible toque fantástico. El canadiense vuelve a dejar patente en ‘My Winnipeg’ su gusto por la estética del cine mudo y por la fotonovela, y, sobretodo, nos hace esperar con ganas una nueva entrega de sus locuras.


Just another love story

Me permitirán ahora que me copie a mí mismo. Al fin y al cabo, sigo pensando exactamente igual sobre ‘Just another love story’, una película que se proyectó en la sección Seven Chances. Empecé a verla enfurruñado por la manía michaelbayesca que tienen algunos montadores de no aguantar un plano más de un segundo, y, sin proponérmelo, acabé convirtiendo la peli del noruego Ole Bornedal —firmante de la cinta de terror El vigilante nocturno y de su remake americano— en una de mis favoritas del festival.


Just another love story es una película retorcida, que se jacta de no tener los pies en la tierra mientras nos cuenta un romance singular, mixturando drama, cine negro y comedia absurda en un cóctel no siempre verosímil pero entretenido como pocos. La ligereza con la que Bornedal se ríe de los elementos con los que juega —la familia, la rutina, la pareja— me ha recordado, de una extraña manera, los deliciosos alegatos contra la normalidad que solía facturar Bertrand Blier. Y qué demonios, toda película que se meta con lo aburrido que puede llegar a ser vivir tiene mi respeto.

Red


La de Lucky McKee y Trygve Allister Diesen fue una de las primera películas que me gustó de verdad del festival. Me comentó un amigo que hubo problemas en la postproducción y el montaje final, que de ahí dos directores acreditados, pero yo, personalmente, no le encontré ningún cambio de tono o de ritmo muy molesto. 'Red' es una película pequeña, pero que apela a un valor universal: la dignidad. Es una película de personajes y como película de personajes, funciona, por más que la realización sea algo sosa. Brian Cox, un estupendo actor que ganó merecidamente el premio al mejor actor, borda su interpretación de Avery Ludlow, un hombre al que ya le importa bien poca cosa, pero que no está dispuesto a que nadie pase por encima de las pocas cosas que le importan. Una de esas cosas es su perro, asesinado de un tiro por un chaval al principio de la película. Y Avery se encargará de que ese asesinato no quede impune. 'Red' es una fábula moral a la que se le pueden discutir ciertas decisiones de guión, pero que acierta cuando señala a la gente, en general, que tiende a barrer para casa y a mirar hacia otro lado cuando pasan según que cosas.


Deadgirl


Si 'Red' es una película moral, de 'Deadgirl' podemos decir que es bastante amoral. No por ello deja de ser una película hermosa, a su retorcida manera, y es que Mike Hostench, el subdirector del festival, ya la presentó como “una película que habla de hacerse mayor, pero de una forma distinta”. No sé si habla exactamente de hacerse mayor, pero es todo un drama juvenil sobre la anatomia -nunca mejor dicho- de nuestros deseos más libidinosos. A la vez que una original vuelta de tuerca vampírica. Mucho más lúcida de lo que algunos apologetas de lo políticamente correcto querrían, 'Deadgirl' se erige en singular y atractiva pesadilla erótica, focalizada en un cuerpo, un cuerpo de chica joven, hallado por casualidad en un recóndito almacén abandonado de la mano de dios. La de Marcel Sarmiento y Gadi Harel, directores de la cinta, es una mirada misógina y muy perversa, pero que a la vez sugiere que hay mucha verdad en esa típica frase que todos hemos oído alguna vez. Yo la oí en los vestuarios del gimnasio y decía algo así como “mientras haya un agujero...”. Fascinante, depravada y, por si eso fuera poco, divertida. Atención también a la banda sonora, que hará las delicias de todo aquél que esté puesto en esto de la modernidad musical: Animal Collective, Radiohead... Esto es cine valiente y no las pamplinas sociales de toda la vida, de las que ya estamos hartos de oír siempre los mismos aplausos huecos.

TRAILERS















Carrusel sitgetano...

Hubo más, mucho más. Yo había empezado el festival en casa, viendo en mi DVD la británica 'The Cottage', de Paul Andrew Williams, otra de esas que, vete a saber por qué, no cuajó en Sitges, cosa que sí hizo en la Semana de Donosti. A destacar sobre todo la primera parte de la película, que es algo así como una serie B en la línea de las pelis de mafiosos y pardillos de los hermanos Coen, aderezada con unos diálogos simpáticos y unos personajes, todos ellos absolutos perdedores, que no caen del todo mal. Luego, cuando la cosa toma derroteros más terroríficos, se vuelve más manida y previsible, un poco mezcla de muchas pelis, pero nunca pierde la frescura y se sigue bien hasta el final. Me decepcionaron, en cambio, 'Donkey Punch' y 'Long Weekend'. La primera empieza bien, unas tías muy cachondas, sexo en videocámara y tal, pero cuando llega a lo que se dice el conflicto, todo se desarrolla de una forma muy torpe y carente de interés, con el director poniéndole ramalazos de histeria (esa motosierra que no viene para nada al caso) a ver si se salva. Pero no, no se salva. Justita. Y el 'Long Weekend' de Jamie Blanks ('Leyenda urbana', 'Storm Warning') es una tediosa y obvia revisión de la película original de los setenta, cuyo visionado si que recomiendo. Eso sí, dos cojones los del tal Blanks, escribe, dirige, produce, monta, hace la banda sonora y no sé que más. A ver si sus próximos productos de autor total son mejores.


De 'Tokyo!', esa peli colectiva para modernos que firman Bong Joon-Ho, Leos Carax y Michel Gondry, decir que, al menos, se arriesga mucho más formal y conceptualmente que la mayoría de los que hicieron 'Paris, je t'aime'. El segmento de Carax es corrosivo y divertidísimo, de lo más gracioso del festival, y el de Michel Gondry también tiene ideas muy buenas. El de Bong Joon-Ho, una buena premisa y un final flojito. Pero se deja ver. Otra que esperaba con ganas y no me acabó de convencer fue 'The Burrowers' de J.T. Petty, el director de la interesante 'Soft for digging'. 'The Burrowers', dicen, es un híbrido de western y monster movie. El problema es que le cuesta tanto arrancar que cuando empieza la película de terror en sí ya nos hemos aburrido y estamos pensando en otra cosa. Tiene cosas buenas, y está bien rodada en general, pero le falta ritmo. Quizá mejore si se vuelve a ver fuera de esa maratón continua que es Sitges.

'La posibilidad de una isla', en la que el francés Michel Houellebecq adapta su propia novela, es una peli pomposa, que aspira a ser más importante de lo que en realidad es, y se nota que su director no acaba de tener claras ciertas nociones sobre el montaje, el ritmo y esas cosas. Pero deja cierto poso en el espectador, como si en el interior de esta obra fallida anidara algo mucho mejor, que se deja entrever en momentos puntuales. Hay que reconocer que Houellebecq ha tratado de hacer una adaptación no literal de su novela, ha intentado captar cierto espíritu más que seguir al pie de la letra su narración. Pero le falta el humor negro y el sexo, dos constantes houellebecquianas que, por alguna razón, han quedado fuera de esta película.



Otra que no me dijo gran cosa fue la celebrada 'Ponyo on the cliff by the sea', lo nuevo de Hayao Miyazaki. Muy bonita: el dibujo, como siempre, genuinamente artesano. Pero la encontré infantil, algo ñoña, y muy por debajo del nivel de cosas recientes como 'El viaje de Chihiro' o incluso 'El castillo ambulante'. Tampoco me maravilló 'Idiots & Angels', la última de Bill Plympton, muy surrealista pero menos divertida que las anteriores.




'Surveillance', en cambio, fue un buen inicio para el festival. Jennifer Lynch, la hija de David Lynch, se ha redimido de aquél desastre que dicen que es 'Mi obsesión por Helena', y lo ha hecho con una película elegante, violenta, bien planificada y bastante macarra. Empieza muy a lo Lynch, con una angustiosa secuencia de créditos, y luego lo que vemos es un thriller con alma de road movie desquiciada, en el que la hija de Lynch echa mano de los personajes extravagantes que tan bien se le dan a su padre, con la entregada complicidad de unos soberbios Bill Pullman y Julia Ormond. En fin, una peli cachonda de la que conviene no contar gran cosa, para que el argumento os vaya cogiendo por sorpresa. Otra que tampoco hay que ver con ideas preconcebidas es 'Vinyan' de Fabrice du Welz ('Calvaire'), un viaje atmosférico y sensorial hacia el interior de Tailandia, una pesadilla paternofilial que comparte tema y algunos elementos con 'Amenaza en la sombra', de Nicolas Roeg. Es algo lenta, sobre todo al principio, pero se nota que tiene algo. Es otra de las que me gustaría revisar.


En cuanto a la británica ‘Eden Lake’, de Jame Watkins, es una buena y efectiva película que viene a unirse a esta moda reciente de filmes que denuncian la progresiva insensibilización de la juventud, la falta de valores y bla, bla, bla… Tiene un final algo moralista, pero bueno, cumple con su cometido de entretener a fuerza de brutalidad y desasosiego. Más terror: ‘Trick’r’treat’, una de las “películas sorpresa” del certamen, es una simpática Halloween movie de historietas cortas, que se pasa en un suspiro y tiene un sano aroma ochentero que te hace añorar tiempos pasados. Y la norteamericana ‘Splinter’, de Toby Wilkins, fue de lo mejor de Midnight X-Treme, una sección que este año flojeó mucho y de la que tan sólo salvaría el regreso de Mojica Marins con su ‘Encarnaçao do demonio’ y la adorable ‘Dance of the dead’, una de terror juvenil de instituto como se hacían en los 80. ‘Splinter’ es una monster movie que también tiene cierto aire a aquella serie B inteligente que ya no se hace, aprovechando al máximo una única localización y cuatro buenos personajes.


"Otto: or up with dead people", del siempre subversivo Bruce LaBruce, fue otra propuesta más que curiosa. Y, pese a ese tufillo inicial de pieza de cámara para (pos)modernos, esta alegoría zombi-gay resulta muy disfrutable, en parte gracias a una poderosa estética a medio camino entre lo cool y lo underground . LaBruce consigue sorprender y divertir, y aunque la peli se hace algo cansina y repetitiva hacia el final, la experiencia general es gratificante. Y ahora sí que se me van acabando las películas para comentar: ‘The good, the bad and the weird’, lo nuevo de Kim Jee-Woon (el de Dos Hermanas) es exactamente lo que se esperaba de ella, o sea acción trepidante bien filmada, con humor y una pizca de épica. Sin embargo, se hace algo larga en su segunda mitad. Pero mola. ‘Tokyo Gore Police’ también mola, una salvajada de esas de usar y tirar, borbotones de sangre a ritmo esquizofrénico, todo muy desmadrado y tal. O eso dicen, porque yo la seguí entre siesta y siesta. Y ‘Your name here’, que no gustó a nadie, es una peli, supuestamente inspirada en Philip K. Dick, que a mí personalmente me entretuvo: una rayada conspiranoide con escritor frustrado de por medio, que no va a ninguna parte pero tiene un tono entrañable, como de relato de ciencia ficción escrito por algún flipado e incluido en una de esas antologías añejas en las que salía un autor conocido y el resto sonaban a chino


Me gustaría ir terminando, no sin dejar de recomendarles ir a ver ‘Synecdoche, New York’ cuando la estrenen, pues el debut como director de Charlie Kaufman es una película muy triste y muy original sobre la imposibilidad de lograr que el arte refleje la vida en su totalidad. Hablo sobre ella de forma más extensa en Contrapicado.net. Y allí también hablo de ‘Soy un pelele’, la opera prima de nuestro amigo Hernán Migoya, una gamberrada con la que me reí mucho. Tampoco he creído conveniente hablar de dos películas absolutamente recomendables como son ‘Let the right one in’ y ‘Encarnaçao do demonio’, puesto que ya tienen un comentario para ellas solas en esta web. Son casi las tres de la mañana de este domingo de diciembre, y, aunque mañana es festivo, tenía intención de levantarme a una hora aceptable para ponerme una de esas pelis largas (de más de dos horas) que casi siempre me da pereza ver. Quizá pruebe con ‘Esta tierra es mi tierra’, el biopic de Woody Guthrie


TRAILERS








































8 Comentarios:

15.12.08 Blogger MarioBava

Muy bueno lo de Lenzi Toni, jajaajajaj.....!!!!!!!!!!!!!

 
15.12.08 Blogger Kraven

Más vale tarde que nunca y para los que no podemos viajar hasta Sitges nunca está de más una buena crónica.

Por tus comentarios y los trailers colgados las tres películas tienen buena pinta.

De "Martyrs" he leído unas cuantas reseñas y todo parece indicar que sigue con la senda ultra-violenta del nuevo cine de terror francés iniciada por Alexandre Aja en "Aute tension" y continuada con películas como "Frontière(s)".

El sabor añejo que desprende el tráiler de la peli de Pupi Avati es muy gratificante. Como bien dices ese cine se echa muchos de menos.

"Repo! the genetic opera" parece una locura sin desperdicio. Quizá el "Rocky horror picture show" de los nuevos tiempos. Habrá que verla.

Un saludo!

 
15.12.08 Blogger La abadía de Berzano

Ay!, Lenzi y su carácter tan afable, jajajajaja.

En cuanto al comentario de las pelis, bastante de acuerdo con ambos, sobre todo con la de Avati. Menos mal que encuentro a alguien más que le haya gustado, que alivio. ;)

 
15.12.08 Blogger BUDOKAN

Te felicito por esta genial cobertura. Me hubiese gustado estar por allí. Saludos!

 
16.12.08 Blogger Fantomas

Gran cobertura del festival, que ganas de poder asistir a ese tipo de eventos.

Repo, the genetic opera es una película que espero con bastantes ansias.

Saludos.

 
16.12.08 Blogger Andres Pons

Jajajajajjajaja, genial lo de lenzi tio. Gran cronica.

 
16.12.08 Blogger Igor Von Slaughterstein

Interesantes los estrenos de este año. Habra que estar al quite.

Y me uno a la celebración del comentario "Emmanuelle". Buenísimo!! XD

Saludos.

 
21.12.08 Blogger Juan P. Rodriguez

Me parece una gran crónica. Y a este chico, Toni, le tengo muy visto por aquellos lares...
En todo estoy bastante de acuerdo con él, pero tengo que decir que el Otto de Labruce fue la mierda más insoportable que he visto en años... Me llamaba mucho la atención la película, precisamente por la premisa (unos zombies gay, pensé, tiene que estar interesante), y luego me encuentro con una película sin pies ni cabezas y aburrida de la hostia... Ahora, también tengo que aclarar que me largué de la sala a la hora o así... No lo pude soportar, lo siento.

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).