Psychotronic Kult Video.tk: Éxtasis <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

miércoles

▼ REVIEWS

Éxtasis

Ekstase - Der Prozeß gegen die Satansmädchen IMDb



Año: 1979 (Alemania)
Director: Roflo Olsen (Como Emerson Fox)
Interpretes: LAnne Magle, Joana John, Sharon Peters, Renate Hess, Sylvia Engelmann, Hedy Bader, Ilse Peternell, Hans Schellbach, Walter Ullrich, Mathias Eysen.


Sinopsis: Rose Mary Jefferson y tres amigas son juzgadas por el asesinato de un compañero del campamento de vacaciones y el intento de homicidio de otro chico. Las cuatro pertenecen a la secta “las hijas de Satán”.

Comentario: El austriaco Rolf Olsen, bajo el habitual pseudónimo de Emerson Fox, desarrolló en Alemania una muy fructífera carrera como actor, guionista y realizador. La trama, el juicio contra las muchachas, hace resaltar a la luz pública diversos temas como el satanismo, el auge de la pornografía y el erotismo, la sexualidad en pueblos africanos, el peligro de las drogas en la juventud, los exorcismos, o la crueldad del hombre. Todos estos ilustrados con imágenes de documentales/mondos, muchas de las cuales serán de sobras conocidas de otros títulos a los aficionados al género.


Sobre el satanismo no podían faltar los dos nombres más célebres, los de Aleister Crowley (1) y Anton La Vey (2), a quien vemos en imágenes. Además de la recreación de una iniciación al culto satánico. Más mojigatos se ponen respecto al triunfo del sexo en la sociedad, tanto en cine, espectáculos, revistas, o la proliferación de sex-shops. Llegando a decir que representan “El desastre moral de nuestra era”, que la supuesta libertad sexual de la que tanto se hablaba, había llevado a la pornografía, dicho esto de forma despectiva. O que ésta había conllevado a un aumento en los crímenes sexuales. Comentarios adornados de películas eróticas, ilustraciones, revistas, y un paseo por distintos sex-shops y salas de shows sexy. Mucho más tremendistas y derrotistas en el caso del consumo de drogas entre la gente joven. A los camellos y yonkis en general se les llama de todo: escoria, hez... Las exageradas afirmaciones llegan a decir que en tres meses se pasa de la primera calada a un porro al pinchazo de morfina/heroína (¿¿??). Entre sus pretendidamente chocantes imágenes vemos jóvenes picándose, o totalmente fuera de sí en un centro de desintoxicación. Todo acompañado de música rock (¿con doble intención?).



Respecto a los exorcismos, se pasa más de puntilla para ahondar en las diferencias culturales y sexuales en diversos pueblos de África, Asia e incluso Europa, con bastante material de conocidos mondos, entre otros del seminal “Este perro mundo” (1961) de Gualtiero Jacopetti, Paolo Cavara y Franco Prosperi. En cuanto a la trama de ficción, la del juicio contra las adolescentes, éstas van contando en flashbacks los hechos que las llevaron a sus crímenes y posterior arresto. Donde no faltan ceremonias con muchas jovencitas desnudas y lascivas en trance por el consumo de estupefacientes, en las que la cámara no pierde detalle enfocando constantemente lo que le interesa, léase tetas, culos, y coños. Así como los actos violentos. Para que luego se nos pongan moralistas recriminando la libertad sexual y alabando los valores de la cristiandad (3)... Las tácticas de la exploitation... y es que, hay que tenerlo en cuenta, tras todo este tinglado se encuentra un verdadero especialista en el género, el director de nada menos que “Asia perversa” (1974) y su secuela.




De las muchachas acusadas, la única que se nos presenta como realmente malvada es Rose Mary. Qué casualidad que se llame igual que la Mia Farrow de “La semilla del Diablo” (1968) de Roman Polanski (4), el film que iniciara toda la moda del satanismo en el cine de finales de los 60 y toda la siguiente década. Enlazada además con el caso Manson, personaje en el que está descaradamente basada esta Rose Mary Jefferson. Que con la excusa del satanismo se revela manipuladora (amén de algo desequilibrada) para beneficio propio. Será la única castigada por la sociedad, confinada en una institución mental. Igualmente hay un par de referencias a “El exorcista” (1973) de William Friedkin.




Estrenada en España bajo la ya mítica clasificación “S”, y distribuida en vídeo por la extinta IVS, con unos minutos menos que la original alemana de Toppic Video. Ésta incluye algo más de metraje en las escenas de mondos (pero no penséis que aquí nos privaron de los momentos más escabrosos, mas al contrario en la edición española eliminaron los más suaves) y la parte del documental sobre la libertad sexual sin los descarados cortes que vimos aquí, que amputaban las fotos con sexo explícito. Alfonso & Miguel Romero


Psychometro: •••••


(1) Aleister Crowley (Edward Alexander Crowley) nació en Warwickshire, Leamington, en 1875. Con poco más de 20 años recibió una jugosa herencia tras la muerte de su padre y se dedicó a viajar. En 1896 se decide a profundizar en las ciencias ocultas, convencido en convertirse en un nuevo Mesías. Se autoproclama “la Gran Bestia 666”, sintiéndose el Anticristo. 1904 será el año de la Luz, de la Revolución. En un museo del Cairo ve un objeto en una vitrina con el número 666 y está convencido que el espíritu de Horus le va a dictar la nueva Ley. Instalado en Cefalú, Sicilia y bajo el axioma de “Haz lo que debas”, organizó una comuna donde rindió tributo a Satán en una paródica burla a la muerte de Cristo con la crucifixión de animales, y los miembros se entregaban a orgías de carácter sadomasoquista y bisexual. Aleister Crowley, “el hombre más perverso del mundo”, “el mayor mago del siglo XX”, “el Papa de la magia”, murió en 1947, arruinado, solo y fuera de sí por el abuso de diversas drogas, en una pensión de Netherwood Ridge en su Inglaterra natal.




(2) Anton La Vey (Anton Boehm), “el Papa Negro”, creador en 1966 de la primera iglesia consagrada al Diablo de forma oficial, en San Francisco. “El hombre más peligroso del mundo” nació en 1930 en Chicago, en el seno de una familia de clase media. De niño se aficionó a la música, llegando a tocar diversos instrumentos y acabando por decantarse por el órgano y el piano. Atraído por Crowley y Jack Parsons, La Vey desarrolla todo un ideario satanista y se instala en una vieja mansión de estilo victoriano a la que llamará la Casa Negra. Convertido en una celebridad, sobre todo tras fundar su iglesia satanista, sus actividades se amplían a todos los campos, llegándose a encargar de toda la parafernalia diabólica en “La semilla del Diablo”. La muerte de Sharon Tate a manos de la Familia no le repercutió positivamente, y tampoco el extraño accidente de la rubia Jayne Masnfield, miembro de su iglesia. Los 70 y 80 no fueron del todo buenas décadas para él. Murió en 1997 en San Francisco, con ciertos problemas económicos por los requerimientos de su segunda exesposa y sus dos hijas. Robert Fuest, amigo personal de La Vey, en su mítico film “El abominable Dr. Phibes” (1971), y por tanto en su secuela, hacía un par de guiños a aquel con el personaje de Vincent Price: llamándolo Anton Price, con el nombre de pila del satanista, y haciéndolo aficionado a tocar el órgano.




(3) El flashback en el que se nos relata la orgía que acaba con el asesinato del muchacho es cerrado con una representación de Satán, salpicada con la sangre de aquel, para volver al juicio encadenando con un crucifijo.

(4) Además encontramos un par de referencias a Sharon Tate, la esposa del director polaco asesinada por el clan Manson.

Etiquetas:

10 Comentarios:

3.12.08 Blogger MarioBava

En primre lugar felicitar a Alfonso y a Miguel por esta fantastica crítica y por descubrirnos esta megarrareza que estuvo maldita durante mucho tiempo en todo el mundo hasta que una copia Alemana comenzo a circular hace unos años por pequeños circulos de gente amante de este tipo de cine tan maravilloso...

En segundo lugar llamar bastardo hijo de puta al loquito de Manson por habernos privado de la preciosa Sharon Tate (hay queda eso ), aunque fue ella la que se lo busco por meterse en esas sectas...¿Con que peliculas de Polanski nos hubiera deleitado????.....Nunca lo sabremos....

Abrazos brothers....

Jose

 
3.12.08 Anonymous Anónimo

Gracias a ti, por currártelo tan bien y cuidar la página con tanto esmero... La pobre Sharon Tate no tuvo la culpa de la ida de olla del loqueras de Manson. Raro era a finales de los 60 la gente metida en el mundo del arte (pintores, fotógrafos, directores, actores...) que no coquetearan con el satanismo de una manera u otra (Jayne Mansfield, Kenneth Anger, Anita Pallenberg y un largo etc...) pues había, como dijeron los Rolling Stones, simpatía por el Diablo. Pero todos ellos de una forma refinada, con Antón La Vey la maoría, o alguna otra de las iglesias que la siguieron. El caso de la Familia Manson es distinto. No era más que un exconvicto lleno de odio que atrajo sobre todo a jóvenes desorientados a los que le prometió un paraíso próximo con teorías de lo más marcianas. El objetivo real de Manson en la masacre en la villa de Polanski era el propio director (quien por suerte para él no se encontraba allí), la muerte de la guapísima actriz, así como el resto de los presentes, fue un daño colateral, por llamarlo de alguna manera.

Alfonso.

 
3.12.08 Blogger La abadía de Berzano

Menudo rarezón.

Por cierto, revisar las fechas de la vio de Aleister Crowley, que creo que hay una pequeña errata. No es posible que con un año decidiera profundizar en las ciencias ocultas. ;)

 
3.12.08 Anonymous Anónimo

Mil perdones... a veces no entiendo ni mi propia letra. El primer contacto de Crowley con el mundo de la magia y el ocultismo fue en 1896... gracias por el comentario.

Alfonso

 
3.12.08 Blogger MarioBava

Tema arreglado....Joder Jose Luis como te fijas en todo, eres un hacha...xdddddddd !!!!!!!!!!!!

 
3.12.08 Blogger La abadía de Berzano

Jejejeje, para eso estamos, para ayudar a los amigos. ;)

 
3.12.08 Blogger elprimerhombre

Sharon Tate tiene un papel en El baile de los vampiros, de Roman Polanski, que es cuando se conocieron. Anda que no está guapa en esa película. Y por cierto, qué personajes tan estrambóticos, diría yo, aparecen en este comentario. El tal Anton La Vey era un figura. Un saludo!

 
4.12.08 Blogger Juan P. Rodriguez

Muy buena reseña y gran descubrimiento!! Cada vez me dejais más impresionado de verdad!!
Un saludo!!
(MANSON, ¡HIJO DE PUTA!)

 
4.12.08 Blogger Igor Von Slaughterstein

Que cosas se descubren por estas redes!!! Buenísimo el artículo y excelentes las anotaciones sobre Crowley y La Vey. Vaya personajes!!

Saludos.

 
11.12.08 Blogger darkerr

Gran articulo, muy interesante pelicula que no tiene pierde, siempre se encuentra aqui muchas joyitas. Saludos¡¡¡

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).