Psychotronic Kult Video.tk: Traficantes de placer <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

domingo

▼ REVIEWS

Traficantes de placer

Macrò IMDb



Año: 1974 (Italia)
Director: Stelvio Massi
Interpretes: Angelo Infanti, Sophia Kammara, Leonard Mann, Franco Citti, Luciano Rossi, Umberto D’Orsi

Sinopsis: Magdalena trabaja como prostituta de lujo, protegida por un chulo con olfato para los clientes adinerados. Una tarde paseando por el parque, la chica se queda prendada de un joven hippie. Su atracción hacia el muchacho la motivará a dejar su estilo de vida, pero no todos van a estar de acuerdo con su decisión.

Comentario: Stelvio Massi, tras unos años como operador de cámara y otras labores técnicas, debuta en la dirección en 1973. Durante la década se consolidará como un director de éxito en el cine de género, manejando presupuestos por lo general más bajos que algunos de sus contemporáneos, y destacando por su calidad y cantidad principalmente dentro del poliziesco, donde filmaría sus títulos más conocidos (1). Con guión de Mario Gariazzo (2), “Traficantes de placer” fue el segundo film como realizador de Massi (aunque se estrenaría un años después, tras otras de sus películas), un drama urbano cercano al pociaco, al menos en la acepción que de éste nos diera Carlo Lizzani.



En el cast, un Leonard Mann con barba como el mesiánico hippie (3) Salvador (no podía llamarse de otra manera); Angelo Infanti en el rol del proxeneta, Pedro; y Sophia Kammara, en su último papel para el cine, es Magdalena, la prostituta. Junto a ellos un buen puñado de secundarios muy habituales del poliziesco: Franco Citti (otro de los chulos), Luciano Rossi (uno de los discípulos del profeta), Dada Gallotti (una fulana amiga de Magdalena) o Umberto D’Orsi (cliente estafado por Sophia). En el film son bien claras las connotaciones bíblicas: ella es María Magdalena y el joven hippie es Jesucristo, adaptando los evangelios a la convulsa Italia de los 70. La noche después de conocerlo, ella cree verle en la discoteca, dibuja su rostro con pintalabios en el espejo de los servicios y una amiga (y compañera de profesión) al verlo le dice “parece un profeta, y ya no hay lugar para los profetas”.




Cuando Magdalena descubre que los hippies están en el calabozo, utiliza sus influencias para que los suelten, y va a buscar a Salvador con la idea de acostarse con él. Cuando éste se percata del asunto abandona la casa de la muchacha. Ella volverá a insistir y buscarle, pero el joven sólo pretende un amor espiritual, para nada físico (no es plan de que Jesucristo sucumba a placeres tan terrenales, no todo el mundo es Martin Scorsese) y la muchacha lo comprenderá y comenzarán una relación casta y pura. Pero su chulo, Pedro, coaccionado por sus compañeros, no podrá permitir que su mejor chica lo abandone. Éste será precisamente el Judas del otro título como se conoce la película, que traiciona al profeta. En una de sus visitas a los jóvenes, vemos una clara representación de la última cena.



Cuando los proxenetas se lleven a Magdalena, Pedro les avisa de dónde está la chica, nuevamente vendiendo su cuerpo, precisamente para que vayan por ella y la rescaten de la lujuria, pero aquel les ha vendido y es una trampa donde para burlarse de él, Salvador debe hacer el amor con la joven o acabarán con su vida. El profeta preferirá su propia muerte a sucumbir al pecado. Una escena que adentra la cinta en el policiaco italiano (y que hubiera encajado perfectamente en cualquiera de los films del género de Lenzi) es aquella en que uno de los chulos lleva a su protegida y a su colega Pedro a los muelles para que ambos vean el destino que le aguarda a la chica que ose dejarle. Allí una de sus prostitutas y el tipo con el que se pensaba fugar reciben una brutal paliza por parte de unos matones. La muchacha ya sabe que nunca podrá dejarle voluntariamente, y Pedro comprende que ha de hacer algo con Magdalena si quiere que le sigan respetando en el gremio.




Un momento clave para comprender los años en que se rodó el film nos lo da la escena onírica en las que Magdalena sueña como huye con su amado, mientras el chulo no consigue darles alcance. Este film de Massi tuvo al menos dos ediciones distintas en video dentro de nuestro país. Una como “Macró. Traficantes de placer” (por AGV-OMBRATGE S.A.), la aquí comentada, que incluye algún numerito lésbico con desnudos. La imagen, sin ser full-screen, no respeta del todo el formato original pero está muy bien adaptado. Con un colorido estupendo y un doblaje soberbio. La otra nos llegó como “Judas asesina el viernes” (de MAVDI, y distribuida por VDEUNIÓN), traducción del segundo título como se conoce la película en Italia, “Giuda uccide il venerdi”, y presenta llamativas diferencias (y unos siete minutos menos). Visualmente la fotografía está más quemada, el formato en 4:3 con pérdida de información visual por ambos lados, un doblaje que difiere, en ocasiones parece forzado, como limando asperezas, y no tan conseguido, y un montaje distinto que incluso muestra errores, concluyendo una escena a la media hora que la cortaran.


Contiene algunos momentos de transición que no encontrábamos en la anteriormente citada, así como falta algo del metraje de aquella, caso de la mencionada escena sáfica. Pero hay más. “Judas asesina el viernes” comienza con el chulo y su protegida paseando por un parque, con niños jugando, gente sentada en los bancos, etc... mientras suena un tema folk y se suceden los créditos. “Traficantes de placer” arranca con un prólogo presentándonos el mundo de la prostitución (con chiste incluido) para pasar a los créditos, sobreimpresos sobre las calles de la ciudad, acompañado musicalmente por el tema en instrumental, cuando acaban los títulos nos encontramos a la pareja en el parque, pero algo más avanzado, cuando Magdalena se topa con el grupo de jóvenes hippies y empieza realmente la trama. Alfonso & Miguel Romero


Psychometro: ••••



(1) Destacando la saga del policía Mark Terzi (encarnado por Franco Gasparri) y los distintos filmes con Maurizio Merli en su sempiterno rol de comisario. Uno de estos últimos, “Policía sin miedo” (1977) conoce edición DVD en nuestro país a cargo de Island Pictures, ya sabéis a qué nos referimos....

(2) Guionista y realizador, más versado en lo primero, Gariazzo se especializó en el cine de género en su vertiente más exploit y canalla. Uno de sus títulos más recordados (no siempre para bien), y del que se encargó del libreto y la realización, es “Play motel” (1979), un giallo donde primaban los desnudos y el sexo, y de la que hubo en Italia edición hardcore.

(3) Notables diferencias con la imagen de los hippies en el cine europeo y el made in USA durante los 70. Si en el rodado en el viejo continente se vieron como jóvenes en busca de la paz, el cine yankee de consumo los miró de forma despectiva, asociándolos al caso Manson en títulos como “Perros rabiosos” (1970) de David E. Durston, o “Las chicas de centerfold”, aka “Las chicas de la página central”, (1974) de John Peyser, por citar algunos.

Etiquetas:

3 Comentarios:

12.1.09 Blogger MarioBava

Estupenda critica por no variar de este fascintante film...

 
12.1.09 Blogger cerebrin

Por lo general suelen ser muy interesantes estas cintas italianas de género de los 60 y 70 cuyo argumento es una relectura de algun texto previo, como "El retorno de Ringo" o "Hanno cambiato faccia", por decir dos alejadas tanto en premisas como en intenciones.

Por cierto, coincidencias de la vida, hoy acabo de recibir un libro centrado en Luciano Rossi en el que, claro está, hablan de esta película.

 
13.1.09 Anonymous m.cobretti

Muy buena la escena final de la peli,esa que representa la escultura de "La pietá" de Miguel Angel,se la recomiendo a todo el mundo.

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).