Psychotronic Kult Video.tk: La policia da palos de ciego <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

jueves

▼ REVIEWS

La policia da palos de ciego


La polizia brancola nel buio IMDb




Año: 1975 (Italia-Turquía)
Director: Helia Colombo
Interpretes: Cüneyt Arkin, Francisco Cortez, Richard Fielding, Danny P. Gerzog, Gabriella Giorgelli, Elena Veronese, Halina Zalewska, Erika Fisher.

Sinopsis: En un pueblo cercano a Roma están asesinando a guapas jovencitas. Tras la desaparición de Erica, una modelo, su novio acude en su búsqueda. Sus pesquisas le llevarán a un caserón repleto de extravagantes personajes.

Comentario: En la segunda mitad de los 50 despega la cinematografía turca, que vivirá su etapa de esplendor desde comienzos de los 60 hasta terminada la década siguiente, viéndose truncada por el golpe de estado de 1980. Dos décadas doradas de películas baratas rodadas casi en serie, de forma mimética, y explotando, principalmente, éxitos extranjeros sin pagar un duro por derechos de autor. Pero, además, las instalaciones del país, baratas e idóneas para películas de bajo presupuesto, el exotismo de las localizaciones, y la cercanía, atrajo a la también pletórica industria italiana. Turquía, Estambul principalmente (1), se convirtió en el escenario idóneo para no pocos de aquellos pseudo-Bonds transalpinos surgidos tras el boom del “Agente 007 contra el Dr. No” (1962) de Terence Young, contratando a productores nativos para los aspectos técnicos. Igualmente, Italia, como antes hiciera Irán y después Francia y hasta Hong Kong (con el listo de Godfrey Ho de por medio), estableció con el país del Bósforo una serie de películas en régimen de coproducción. Generalmente protagonizadas por alguna de las estrellas que trabajaban entonces en Italia, y, a veces, por destacados actores turcos, donde resalta con luz propia Cüneyt Arkin, parapetado bajo los más exportables seudónimos de Steve Arkin, George Arkin o, como en el caso que nos ocupa, Joseph Arkin.



La polizia brancola nel buio” es, en definitiva, un giallo. Pero... ¿cómo lo diríamos?, un giallo muy particular... diferente... Frente a las sugestivas introducciones y bandas sonoras de tantos de nuestros queridos giallos, el único film de Helia Colombo comienza con unos parcos créditos sobreimpresos en un plano fijo con unas tijeras manchadas de sangre que casi parecen un dibujo. Acompañado por una música tristona e impersonal que se nos antoja ajena e impropia del género. A continuación, el primer plano, propiamente dicho, del film nos muestra un huerto con un joven y una leyenda reza “La humanidad se diferencia de los animales por una virtud: la inteligencia”. Y resulta que el sonriente muchacho es un retrasado mental. La cinta arranca por tanto con mucho cachondeo, con muy mala leche, o con ambas cosas.



Sin dejarnos aliento el realizador entra pronto en harina, y una bella modelo se ve tirada por su coche en medio de la carretera, pide ayuda pero quien acude no es precisamente un buen samaritano para socorrerla, sino un asesino vestido en la más clásica (y estereotipada) tradición del giallo que, con cámara subjetiva por parte del asesino (2), acuchillará a su guapa víctima, a quien, durante el forcejeo, se le verán los pechos. Según nos enteramos es la cuarta chica asesinada en 18 meses, y no será la última. También Erica, otra estupenda rubia, tiene problemas con su auto. Ha oscurecido y llama desde un teléfono público a su novio Giorgio para que la recoja, pero éste se encuentra en la cama con otra muchacha y le dice que pase la noche en el pueblo. La joven coge una habitación y tras desnudarse y recibir la inesperada visita del mozalbete subnormal del principio, es acuchillada por el misterioso psicópata.



A partir de aquí la película da un giro. A la mañana siguiente, Giorgio llega al pueblo y sus investigaciones buscando a Erica le llevan a la finca de Edmundo, un rico fotógrafo postrado en una silla de ruedas. Y de aquí a la siguiente muerte va a pasar un buen rato. El film coge una estructura en plan novela de Agatha Christie, con el periodista Giorgio intentando dar con el culpable entre una serie de personajes, pero para el realizador (estamos ante un giallo) no es lo más importante el whodunit, quién es realmente el asesino, sino mostrarnos una galería de personajes llenos de malos hábitos, bajas pasiones, miedos, que se aman y odian, que se aprovechan de los demás, .. etc. Como Eleonora, esposa del profesor, ante la impotencia de su marido y la soledad del lugar, se acuesta con otros hombres y obliga a mirar a Sarah, sobrina adolescente de aquel y huérfana, quien, aterrada de su entorno no duda en acostarse con Giorgio, brindándole su virginidad para que la saque de allí (no parece el periodista muy preocupado por su novia, realmente). O Lucía, la criada, recién llegada al pueblo oculta su pasado pero no su ninfomanía, que la lleva a tener sexo con el chaval retrasado... casi siempre vigilada por el mayordomo, Roberto, quien también esconde algo y se mueve por intereses particulares. Además está el borracho doctor Dalla ¿la voz de la razón y la ciencia?.


Pero todo se disparata aún más cuando Sarah le cuenta a Giorgio que su tío ha perfeccionado una cámara que hace fotos donde aparecen los pensamientos de los retratados y que mantiene casi en secreto. El periodista habla con quien no debe y pronto el asesino teme que sus insanas ideas hayan quedado recogidas por la cámara. Alertado vuelve a la hacienda para borrar su rastro y de paso mata a la doncella (sí, estaba desnuda), intentando culpar al profesor. Y si todo ha ido volviéndose cada vez más raro y descabellado, el final está cogido por los pelos y resuelto en plan novela barata de kiosko, destacando algunos personajes que apenas habían tenido relevancia en la trama y dando un paso atrás el de Arkin. La cinta, totalmente comercial en su día, qué duda cabe, aúna el gusto común italiano y turco por la violencia, el sexo, los desnudos de las féminas, cierto regusto por el sadismo, la misoginia, la acción... etc.



Narrativamente es superior a la media de pelis turcas de género de la época, pero por debajo de nuestros realizadores transalpinos favoritos. La puesta en escena y planificación de Colombo igual nos muestra largos planos fijos generales de conversaciones donde los actores casi ni se mueven (¿Cassavettes en el giallo?), que nos ofrece un montaje rápido de planos muy cortos en los que la mayoría de estos no contienen información alguna, con los que pretende transmitir al momento un cierto suspense. Y sin embargo, pese a datar de 1975, Colombo no abusa del barroquismo o manierismo visual propio del momento, aunque las escenas de asesinato sí están resueltas de la manera habitual del género. Un desconocido giallo de lo más recomendable . Alfonso&Migue Romero

Psychometro: •••••



(1) Como curiosidad, paralelamente, en los USA, parte del surf y el rock instrumental, que vivía su mejor momento, se vería influenciado por oriente, y muchos grupos dedicaron temas a la exótica Estambul. Aunque de estos temas “orientalizados” no fue ninguno dedicado a la ciudad turca la que se llevó el gato al agua, sin duda fue la versión del tema tradicional árabe “Misirlou” por parte de Dick Dale & his Deltones (grabado en 1962 para el sello Deltone) la más exitosa, conociendo posteriormente innumerables covers (incluyendo a Ventures y Beach Boys). Cuando en 1994 Tarantino la incluyó en la banda sonora de “Pulp Fiction” no sólo la volvió a poner de moda y muchas nuevas bandas se animaron a versionarla, sino que algunos grupos de instrumentales, como los finlandeses Husky & the Sandmen, orientarían su música a esta corriente oriental propia de los 60. En los 50, por su lado, la parte más exótica del rock instrumental se había canalizado a temas de aire selvático, caso del “Jungle” de The Nite Cats, “Jungle Call” de The Gaynighters, o “Safari” de los Treble-Tones... entre muchísimos otros. Y sí, muchos temas de rock instrumental de la época se compusieron para acompañar los strip-teases de las salas de burlesque, pero de eso ya hablaremos en otra ocasión...

(2) En otras secuencias el realizador utilizará la cámara subjetiva no sólo para mostrar el punto de vista del psicópata, sino también el de la víctima (Gianfranco Piccioli había empleado este recurso entre víctima y verdugo como una especie de plano/contraplano en “La flor de los pétalos de acero” en 1973), o de otros personajes en momentos de menor tensión.

(3) Si Cüneyt Arkin es el rostro más conocido del reparto por la parte otomana, por el lado italiano cabe resaltar a Gabriella Giorgelli en el rol de la ninfómana Lucía. En su amplio bagaje en el cine italiano hay de todo: el spaghetti-western “Los largos días de la venganza” (1967) de Florestano Vancini, la WIP-movie “Diario secreto de una cárcel femenina” (1973) de Rino Di Silvestro, la comedia erótica “La esposa virgen” (1975) de Marino Girolami, el drama erótico “La mujer de mi padre”/”Laura” (1976) de Andrea Bianchi, el poliziesco “El cínico, el infame y el violento” (1977) de Umberto Lenzi, una de Fellini, “La ciudad de las mujeres” (1980), o el intento de renacer el peplum con el “El desafío de Hércules” (1983) de Luigi Cozzi.

Etiquetas:

6 Comentarios:

14.5.09 Blogger MarioBava

Sorpresilla me lleve al ver este oscuro y desconocido giallo...El periodista se llama nada mas y nada menos que D'amato (casi nada).....Gracias hermanos....

Jose

 
14.5.09 Blogger Lazoworks

Tiene muy, muy, buena pinta... Si señor...

 
14.5.09 Blogger cerebrin

Pues si, suena a interesante esta rarezilla. Por cierto, por hacer un poco de patria más que nada, otro que también rodó bastante en Estambul fue Jesús Franco.

 
15.5.09 Anonymous Anónimo

Como curiosidad tan sólo, Gabriela Giorgelli colaboró en otra coproducción italo-turca, ésta rodada en Estambul y con predominancia absoluta de la parte otomana, me refiero a “Bersaglio altezza uomo”, dirigida por Guido Zurli en 1979. Un poliziesco a la turca con la presencia de Luc Merenda.

Alfonso

 
15.5.09 Blogger MarioBava

Tengo que verla un dia de estos por la tarde cuando no este la parienta porque estos poliziescos es lo unico que la pobre no me aguanta....Joder esta pava tambien actua en una del gran Piero Vivarelli llamada LA RUMBERA del 98....Sobre una bailaria Cubana que introdujo la rumba en el teatr a principios de 1900....

Jose

 
17.5.09 Anonymous RamboTan-go

¿"La rumbera", amigo Mariobava?. ¿Y le gustó esa?

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).