Psychotronic Kult Video.tk: AFRIKA <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

domingo

▼ REVIEWS

AFRIKA

Afrika IMDb





Año: 1973 (Italia)
Director: Alberto Cavallone
Interpretes: Zawdit Asta, Gianni Basso, Peter Belphet, Kara Donati, Maria Pia Luzi, Ivano Staccioli, Andrea Traglia, Kara Donati.




Sinopsis: Etiopía, la policía interroga en un hotel a un hombre, el último en ver con vida a una joven que ha aparecido muerta en su habitación. La llegada de Jeanne, la hermana de la fallecida, ayudará a esclarecer las cosas.





Comentario: Según la propia crítica italiana Alberto Cavallone continúa hoy siendo un desconocido en su propia tierra. Siendo, y esto es ya opinión propia, uno de los más particulares e interesantes, a la par que anárquicos e irreverentes, realizadores transalpinos de los años 70, la convulsa década que reflejó su malestar tanto en el cine de autor como en el de género, principalmente en el poliziesco.




Cavallone, inclasificable y personal, consiguió un cierto éxito con su primera película estrenada como director (1), “Le salamandre” (1969), que mostraba influencias de “Las ciervas” (1968) de Chabrol, y donde ya se palpaba su estilismo nada ortodoxo y sus ataques político-sociales. En la trama de sexo y lesbianismo era evidente (aunque no la vieran muchos espectadores que se quedaron con la epidermis de las señoritas) esa mirada incisiva al colonialismo, que volvería a tratar en las siguientes obras de su filmografía, como “Síndrome infernal”/”Dal nostro inviato a Copenaghen” (1970), su segunda realización, una parábola nada amable sobre el sin sentido de la guerra de Vietnam; o la tercera, un cambio de registro hacia la comedia con insertos de cartoon incluidos (de nuevo dinamitando convenciones y géneros) en “Quickly, spari e baci a colazione” (1971); y más evidentes en la siguiente, la que aquí viene a cuento, “Afrika”.





Formalmente, Cavallone continúa con su estilo directo y visceral, alejado de manierismos, donde arremete contra las reglas y convencionalismos establecidos. Y temáticamente entronca a la perfección en su filmografía, la historia de amor imposible de dos hombres en un escenario que les es ajeno y en el que se encuentran perdidos. Perdidos además en sus relaciones familiares, pues estos se negarán a aceptar el amor y condición de aquellos (2). “Afrika”, situada en Etiopía, arranca con la cita en un hotel de Philip, Ivano Staccioli (3), con una mujer, Eva. En realidad un chico, Frank, Andrea Traglia en su debut frente a las cámaras, que se ha cambiado de sexo (4). Ambos eran amantes y el segundo ha decidido realizarse la operación en un intento de salvar su relación. El encuentro es fatídico, y poco después el joven aparece muerto tras escucharse un disparo. En el bar del hotel la policía interroga a Philip, el último en verle con vida, y Jeanne, Maria Pia Luzi, la hermana del fallecido aparece para dar su punto de vista. Ambos rememorarán el pasado del muchacho para dar con la clave de si ha sido suicidio o asesinato.



Philip, pintor francés en busca de la inspiración perdida, de clase acomodada, recuerda su encuentro con Frank en una biblioteca, para tomarlo después como secretario personal y amante, frente a la ira de Shirley, Kara Donati, su alcohólica y sexualmente frustrada mujer. El adinerado artista narra su aventura con el joven como una historia de amor y una tabla de salvación para su monótona y triste vida. Jeanne, por su parte, ve la relación entre ambos hombres con otros ojos. Piensa que es la única que podía ayudar y comprender a su hermano. Para ella, Phillip corrompió, pervirtió y se aprovechó de Frank, un chico frágil física y psíquicamente. Pero de las declaraciones de los dos van a empezar a salir trapos sucios. La madre (a la que nunca veremos) y el cuñado de Frank odian la condición homosexual del chico. Y Philip cuenta la vejación a la que sometieron a aquél cuatro jóvenes de la escuela (dos mozas y dos maromos) y donde uno de los muchachos violó a Frank, causando en éste una gran conmoción. Frente a la indignación de Jeanne, el pintor rebela que todo fue idea del marido de aquella, que había pagado a los jóvenes para que Frank se acostara con una muchacha y se “curara” de su condición, pero la cosa se salió de madre. También sale a la luz que Jeanne y su madre no denunciaron los hechos a la policía por miedo a la vergüenza. Mas en casa de Philip las cosas tampoco son de color de rosa. Entre Shirley y su marido hay una relación de dominación donde ella es la más fuerte, le insulta y le espeta que le da asco.






A la vez que Philip extenderá una relación de dominio sobre Frank, no exenta de ecos clasistas y económicos. La esposa intenta, en vano, seducir a Frank y le dice que a otros de los amigos de su marido les gusta. Ella piensa que el chico es sólo otro pasatiempo más de su esposo, pero cuando ve que la cosa va en serio, que ambos se quieren y su acomodado matrimonio peligra, piensa un plan para salvar éste que supondrá el inicio de la tragedia. Organiza un weekend en la selva al que Frank no está invitado, un viaje hacia el interior del país y a la vez hacia el interior de los personajes, al lugar donde la pareja pasó su luna de miel, junto a unos amigos de misma condición social y pocos escrúpulos (5), para celebrar sus 10 años de matrimonio y donde confiesa a su marido la sorpresa de que le han otorgado un premio en París, por fin es reconocido en su propio país, y tiene que ir a recogerlo, por lo que pasará más tiempo alejado de su amante. Pese a los intentos de Shirley de mantener a flote un matrimonio que se hundió hacía ya tiempo, Philip decide que todo ha terminado. Seis meses pasan desde que no ve a Frank y en su reencuentro todo es distinto. El chico intentando no perder su relación y viendo que entre ambos sólo se interponía la esposa de Philip, decide convertirse también en mujer para solventar este escollo, frente a los consejos en contra de Jeanne y del propio Philip desde el extranjero mediante cartas y conversaciones telefónicas. El cambio de sexo le supone además el total rechazo de su madre y su cuñado, para el que no es más que un monstruo, y ante el desprecio de su amante, el joven ha decidido quitarse la vida. O eso al menos es lo que indica la autopsia, pues el disparo en la sien a tan corta distancia lo verifica.






La policía dice a Jeanne y a Philip que pueden irse, ambos están libres de sospecha. Poco después, los dos se reúnen para devolverle a Philip unos libros que éste había prestado al que fuera su amante, y la chica le descubre que fue ella la última que vio vivo a Frank. Tras la discusión de ellos en el hotel, Jeanne que estaba en una habitación cercana desde donde lo había oído todo, fue a la de su hermano y fue ella la que le ayudó a acabar con su vida y apretó el gatillo. Es entonces cuando la muchacha muestra debilidad por primera vez y, dejando a un lado su desprecio hacia el que fuera amante de su hermano, le pide ayuda, a lo que el maduro pintor contesta “¿Cómo voy a ayudarte si no puedo ni ayudarme a mí mismo”. Abandonando los prejuicios, ambos han perdido a alguien muy importante en sus vidas. Y el encuentro tiene lugar en las afueras de la ciudad, en el mismo lugar donde arrancaba la película. O no, bueno, a eso vamos...




Al problema del difícil acceso a (al menos a cierta parte) de la filmografía de Cavallone, hemos de añadir que de “Afrika” hemos visionado tres versiones distintas con montajes alterados, y donde el metraje varía de una a otra. Una primera versión italiana, la que hasta hace relativamente poco circulaba, estaba sacada de un super 8, hasta que en enero de 2008 se dio un homenaje al realizador en Roma y se pasó una versión bastante más larga y ya en 35 mm. A las que hay que añadir el montaje internacional doblado al ingles (con la voz de Edmund Purdom y John Steiner para los personajes principales de Philip y Frank) con algunos insertos y metraje aligerado principalmente de la parte final, y que fue la que conoció distribución videográfica en España por Royal Video. Vamos a intentar analizar cuáles son las principales diferencias y en qué afecta uno u otro montaje. Empecemos, qué mejor, por el principio. Los montajes italianos arrancan con un prólogo donde Philip, en un coche conducido por su chofer, ha de parar su marcha por órdenes del ejército. El superior de estos ha de dar el visto bueno para que pueda continuar. Mientras espera, el pintor (y nosotros) es testigo de cómo unos soldados negros torturan y matan a dos muchachas de su misma raza (6). El esperado mando que permite al coche seguir es un tipo blanco y gordo que cuando ve a Philip dice “Ah, pero si es usted blanco, continúe”. Aquel le suelta “Usted también es blanco”, y el otro responde, “Sí, pero me pagan los negros”, dando con la tan amada por el realizador cuestión del colonialismo desde el mismo inicio del film. En el montaje más largo vemos que el orondo y odioso personaje estaba bañándose en el río apaciblemente mientras sus hombres torturaban a las jóvenes de color, y se permite incluso echar una meada. Tras esto empiezan los créditos.





En el montaje internacional, lo comentado lo encontraremos más tarde y más corto que en el italiano, la película comienza con los créditos sobreimpresos sobre negro y una pareja haciendo el amor. A continuación hay un inserto que descubre un trauma de Frank, cuando tiempo atrás, junto a las cataratas del Treja, el joven estaba con una muchacha besándose apasionadamente, mientras eran espiados por un tipo entre la maleza. Cuando todo se va calentando, el intruso decide pasar a la acción y, después de golpear al chico y dejarlo fuera de combate, forcejea con la chavala y la viola. Al despertar Frank y ver el panorama, aturdido y avergonzado decide irse.También el primer encuentro entre los dos futuros amantes en la biblioteca, donde se nos desvela la pasión de ambos por la poesía (algo de homosexuales, según los personajes más gárrulos de la película), cambia sustancialmente perdiendo metraje en la edición de super 8. Otro de los momentos alterados es la vejación y violación de Frank a cargo de sus compañeros de escuela. En al versión italiana más larga presenciamos como Jeanne les sigue para dar con ellos cuando todo ya ha terminado e intenta consolar a Frank. Sin embargo, por motivos de censura, la sodomía está cortada casi por completo. En la de super 8 no aparece la hermana del agredido pero contiene la parte del estupro más completa de todas, e incluso se le ve el miembro del agresor cuando éste se baja los pantalones. La versión internacional está a medio camino entre estas dos.






Igualmente, otra de las escenas más importantes de la trama presenta notables diferencias en los tres montajes. Nos referimos a cuando Shirley le pide a Frank que le frote la espalda mientras se baña y Philip se interpone. La cuestión acaba con la exuberante mujer suplicando sexo a su marido, y éste, aunque lo intenta, es incapaz y acaba llorando frente a la ira de la mujer que le suelta “No puedes soportar ser amado”. En la edición italiana más larga, la parte sexual está amputada nuevamente por cuestiones de censura, en la de super 8 está íntegra, y la internacional incluye un nuevo inserto, donde Philip recuerda cuando de niño sorprendió a su madre en la cama con un negro, llegó su padre y tras estrangular al amante de color de su esposa, le corta el pene con un cuchillo para arrojárselo con desprecio a aquella (7). En este flash-back, al igual que en el del inicio de Frank, se intentaba explicar, para una mejor distribución de la cinta, las causas de la homosexualidad de los dos protagonistas. Estos añadidos, aunque poseen una fotografía más agresiva y colorista, fueron rodados por Cavallone para el montaje internacional, del que, parece ser, se ocupó más Guidotti que Cavallone, y que fueron idea del realizador y el otro productor, Chimenz. La visita de Frank a su hermana en la clínica de leprosos donde ella trabaja está aligerada en la versión de super 8.






Del mismo modo los momentos en que ambos amantes se abrazan dando muestras del cariño que se tienen presentan alteraciones, siendo el italiano de 35 mm el más explícito, el internacional muestra uno de los momentos, y prácticamente han desaparecido en el super 8. Pero los cambios y cortes más significativos (junto a los añadidos comentados más arriba) los tenemos en el weekend orquestado por Shirley en la selva, mucho más largo en la versión italiana, muy recortado en la internacional, y la más breve la de super 8. En la más extensa el matrimonio vuelve a la casa donde pasó la luna de miel, llena de muñecas rotas (en un precioso símil) y Philip, rechazando la situación se pone a pintar las paredes. También Shirley intenta, frustradamente, hacer el amor otra vez con su marido para finalmente buscar otro amante con quien pasar la noche. Y la despedida de los esposos es más larga y explícita en palabras. El montaje internacional, por su parte, incluye insertos fotográficos de cacerías, ídolos del lugar, etc... y otra vez se incluyen partes del ya mencionado flash-back de la infancia de Philip durante la cena del adinerado grupo entre una tribu local. E incluso se añaden (también con una fotografía más dura) imágenes de Frank, dando a entender que pese a la lejanía sigue en la mente de Philip. El aligerar el metraje de esta parte hace que el ritmo de la película sea más dinámico en la versión internacional que en la italiana, y en ambas queda claro que entre el matrimonio todo está perdido por mucho que se empeñe ella en intentar recuperarlo, que parece más una cuestión de orgullo y poder que de amor. Por si alguien se pregunta si hubo alguna versión con material hardcore (nada raro esos años), Maurizio Centini y Gianni Xaiz, director de fotografía y operador respectivamente, recuerdan las escenas eróticas comentadas, pero no que se rodara material hard. Algo que en el cine de Cavallone empezaría, parece ser, a partir de “Zelda” (1974), su siguiente película, para su distribución francesa.








Pero para entonces, Cavallone había dejado de ser un cineasta con tirón en la taquilla, y en lugar de hacer filmes más accesibles, se radicalizó. A la abortada “Maldoror” (1977) seguirían obras mucho más personales, como la magistral “El hombre, la mujer y la bestia” (1977), la alucinada “Blue movie” (1978), relegada al circuito del triple X por sus breves momentos con sexo explícito, o la en su día poco vista “Blow job” (1981). Siguió la impersonal y alimenticia “La gemella erótica” (1980). Además, bajo el pseudónimo de Baron Corvo dirigió una “trilogía” porno compuesta por “Pat una donna particulare”, “Il nano erotico”/”Baby sitter” y “...E il terzo gode”, todas rodadas prácticamente a la vez en el verano de 1981, con un reducido equipo, un cast italo-francés y con presupuestos paupérrimos. Después se sabe a ciencia cierta que dirigió “Los forjadores del mundo” (1983), y Luigi Cozzi contaba que aquél supervisaba doblajes para filmes X extranjeros durante los primeros 80 y que trabajó para Cicciolina. Además corren rumores de que entre el 84 y 85 rodó algunos pornos de los que nada más se sabe. En 1997, tras una entrevista para la revista italiana “Nocturno Cinema” para su número de septiembre (8), con la ayuda de Manlio Gomarasca y Davide Pulici, cofundadores de ésta, Cavallone empezó a trabajar en el guión de “Internet Story” un escabroso thriller que supondría su regreso tras las cámaras. Pero por desgracia murió el 12 de noviembre de ese año. Aún queda mucho por descubrir de este realizador, lo que sí queremos desde aquí es reivindicar la obra y el talento de un director tan iconoclasta y radical como Alberto Cavallone (9). Alfonso & Miguel Romero



Psychometro: ••••





(1) Tras la inédita “Londato dagli occhi”.

(2) También aparecía un personaje homosexual, aunque sin mucha importancia en la trama, en la previa “Síndrome infernal”, con una mirada despectiva hacia éste propia del momento. Para la izquierda de la época, y muchos de los realizadores italianos (Lizzani, Sollima....) militaban en ésta, la homosexualidad era una degradación propia del sistema capitalista, por lo que su representación solía ser de villanos viciosos o de víctimas propicias en un buen puñado de giallos, spaghetti-westerns, poliziescos, etc... cuando no retratados de manera totalmente bufa en no pocas comedias a cargo de Renzo Montagnani, Lino Banfi, Tomas Milian, etc... “Afrika” tendría una respuesta regular en taquilla (aunque mejor que el estrepitoso fracaso de “Síndrome infernal”), achacado por la crítica italiana al peliagudo en su día tema de la homosexualidad masculina.




(3) Un nombre que le resultará familiar a los seguidores del cine de género italiano en su edad de oro. En el currículum del actor se hayan títulos como “Las perversiones sexuales de una chica llamada Julio” (1970) de Tonino Valerii, “La muerte acaricia a medianoche” (1972) de Luciano Ercoli (1972), “La flor de los pétalos de acero” (1973) de Gianfranco Piccioli, “Ciak, si muore” (1974) de Mario Moroni, o “Garganta profunda negra” (1976) de Guido Zurli.



(4) El cambio de sexo ya aparecía en “Quickly, spari e baci a colazione”, si bien de forma cómica y descabellada en el rocambolesco y sin sentido desenlace de ésta.

(5) Entre los que se encuentra uno de los productores de la cinta, Pier Latino Guidotti, bajo el pseudónimo de Peter Belphet.

(6) Al final, cuando Jeanne confiesa desesperada a Philip su decisiva participación en la muerte de Frank y ambos se alejan en sus coches para, seguramente, no volver a verse jamás, nos percatamos que estamos donde se iniciaba la cinta y uno de los soldados sonríe sentado junto a los cadáveres de las dos muchachas negras.

(7) Escena que nos remite al comienzo de “Le salamandre”.

(8) “Il dolce mattatoio. Incontro con Alberto Cavallone”. Nocturno Cinema, número 4, septiembre de 1997.

(9) Pese a lo inadvertido que ha pasado estos años, una parte importante de la filmografía del realizador conoció edición videográfica en nuestro país en los geniales tiempos del boom del magnetoscopio. “Afrika”, ya lo hemos visto antes, la sacó Royal Vídeo, y también se editaron en la piel de toro “Síndrome infernal” por Vídeo Mares, “El hombre, la mujer y la bestia” por Video Popular S.A/VIPOSA, Bomb Vídeo sacó “Zelda” ( y hay quien dice que hubo otra edición con más metraje en el mercado español), “Los forjadores del mundo”/”I padroni del mondo” (1983) la publicó Minister Vídeo, y Vídeocadena S.A hizo lo propio con “Baby sitter” (como clasificada “S” con el sexo explícito amputado).... Y aunque no las hemos podido corroborar, ciertas fuentes aseguran que hubo ediciones españolas de “Le salamandre” por parte de Royal Vídeo, y que “Quickly, spari e baci a colazione” salió como “Disparos y besos a desayuno”.




IMAGENES DE LA VERSIÓN INTERNACIONAL NO EN LA VERSIÓN ITALIANA


El niño ve a su madre con otro hombre




Llega el marido y lo estrangula


Le corta el miembro con un cuchillo y se lo lanza a la mujer


La mujer con el miembro encima de su cuerpo


Un tipo observa como una pareja hace el amor


Le pega una paliza al joven y viola a la mujer




Etiquetas:

6 Comentarios:

27.9.09 Anonymous Anónimo

Querríamos dar las gracias a la gente de Nocturno, en especial a Davide Pulici, por resolvernos algunas dudas sobre las distintas versiones de la película. Y agradecer, principalmente, a Jose su inestimable ayuda en la confección de esta reseña. Además, fue él, desde esta página, quien de alguna manera empezó a dar a conocer de un tiempo a esta parte a Cavallone entre los aficionado españoles al cine italiano en su etapa dorada.

 
27.9.09 Blogger MarioBava

Barbaraaaaaaaaaaa,no puedo decir mas....

 
1.10.09 Anonymous Anónimo

megaguen en todos los santos, jolin la reseña de los sevillanos, de nuevo mis más enorme enhorabuena,
el brother salmantino.

 
2.10.09 Anonymous Anónimo

Saludos desde Sevilla, Javier.

Alfonso

 
8.10.09 Blogger Ordel

Gracias por esta fantástica reseña,todo un lujo para disfrutar, entre otras cosas por esa jugosa información acerca de los diferentes montajes, bueno realmente todo.IMPAGABLE.
y por supuesto,también me sumo a ese merecido reconocimiento hacia Jose Antonio Diego.

Saludos.

 
8.10.09 Blogger MarioBava

Gracias Ordel, entre los dos blogs estamos dando a conocer muchas rarezas que eran desconocidas para mucha gente que siempre esta viendo y oyendo de las mismas peliculas....

un saludote y a continuar asi, dando cañaaaaa !!!!!!!!!!!!

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).