Psychotronic Kult Video.tk: Pat una donna particolare <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

domingo

▼ REVIEWS

Pat una donna particolare

Pat, una donna particolare IMDb




Año: 1981 (Italia )
Director: Baron Corvo (Alberto Cavallone)
Interpretes
:
Petit Loup, Serwan A. Hoshyar

Sinopsis: Un siniestro trío, formado por dos tipos, Frank y Peeping, y una chica, Pat, con la ayuda del novio de ella, Stewart, ruedan escenas de sexo que acaban con la muerte de las muchachas que participan, y con las que contactan a través de anuncios en la prensa. Frank se enamora de una de las víctimas, Monika, y finge asesinarla pero sólo la ha dejado inconsciente y la esconde de los demás. La joven escapa y el malvado grupo sabe que todo se ha terminado para ellos.






Comentario: José Mojica Marins sostiene que el motivo de realizar “24 horas de sexo explícito” (1985) fue una apuesta, y que con aquella cinta quiso hacer un film que acabara con el porno. Los resultados fueron bien distintos. El éxito de la película en el circuito hardcore fue rotundo y propició incluso una secuela, “48 horas de sexo alucinante” (1987), que llevó a cabo el mismo creador de Zé Do Caixao. Un caso similar encontramos en la filmografía de Cavallone, quien consideraba la entonces naciente industria del porno como un opiáceo para el pueblo, que creaba una falsa ilusión de libertad. Además, en sus películas los personajes tienden a usar el sexo como una forma de manifestar su poder, de colonialismo incluso: “Le salamandre” (1969), “Afrika” (1973)... Cuando en 1978 rueda la anárquica “Blue movie”, al incluir ésta breves imágenes con sexo explícito, fue distribuida en salas X, consiguiendo un notable éxito en el circuito del hardcore (1).






Su siguiente film, “Blow job” (1980), incluía igualmente material X, logrando uno de sus mejores y más personales trabajos pese a su escaso presupuesto. “La gemella erótica” (1980), a pesar que todas las copias que circulan no incluyen escenas hardcore, parece ser que se rodó como film porno (2). La carrera comercial de Cavallone se encontraba hundida. Sus personales películas habían alejado al público de las salas. Además, con la llegada de los 80, el cine italiano se resentía. El realizador aceptó rodar para Boschero (3) y Belpedio en el terreno del triple X. El resultado fueron tres cintas filmadas a la vez en junio de 1981 (4) en una casa de Riano Romano (5), un pequeño pueblo al norte de Roma. Con un equipo mínimo, un presupuesto bajísimo y un cast de profesionales franceses e italianos, más algunos actores improvisados (6). Cavallone firmaría la trilogía con el pseudónimo de Baron Corvo, en referencia al escritor Frederick William Rolfe.





En “...E il terzo gode”, Cavallone introduce tortura y sadismo en un par de escenas, pero el toque del director está más presente en los otros dos títulos, “Baby sitter” y “Pat, una donna particolare”. La primera de estas dos (también conocida como “Il nano erotico”) es la más bizarra, donde una chica (Sabrina Mastrolorenzi) es contratada por una pareja (Serwan A. Hoshyar y Dominique St. Clair) para que cuide de su bebé, todo es una farsa, y el pequeño resulta ser un enano (Petit Loup, según los créditos) muy sádico que la somete a una amplia gama de vejaciones, mientras su rubia cómplice, en realidad su esposa, lo observa todo desde un monitor en el dormitorio y retoza con su amante. “Pat, una donna particolare” arranca en el campo con un jeque árabe descansando, otro tipo lleva sobre sus hombros a un enano (que ha sido interpretado como un homenaje a “El Topo” de Jodorowsky) y llega un cuarto para vender al primero una esclava. Cuando el mercader se vuelve para marcharse, el enano intenta matarlo, pero es parado por una chica que está filmándolo todo. Estamos en el set de una película, un film porno (pues ruedan escenas de sexo), que tiene de especial que tras terminar el acto, matan a la muchacha. Van más allá que en “Baby sitter”, pues los protagonistas ruedan escenas de sexo que acaban con la muerte de la protagonista (7). El maquiavélico trío está compuesto por Frank (Hoshyar), el enano Peeping (Petit Loup) que se cree muy superior al primero, a quien considera un imbécil; y Pat, la rubia que rueda las películas y que parece ser el cerebro del grupo. Junto a ellos Stewart, amante de la chica, ambos están enamorados.





En una escena, mientras Peeping limpia a conciencia la cámara, la pareja de enamorados se enrolla encima de una mesa. Pat empieza a chupársela a Stewart. En un momento dado, el chico le baja la ropa a la rubia y descubre que ésta tiene polla. En un detalle cómico dice “Oh, es un hombre. Bueno, nadie es perfecto” (8), y se introduce el miembro del transexual en la boca para hacerle una felación. Tras esto van a rodar una escena de sexo ambientada en un hospital de campaña de la II Guerra Mundial. Stewart toca el piano mientras su chica, a lo Marlene Dietrich, canta. Frank piensa que Pat va a liarse con él, pero ella se va con Stewart que le hace una mamada. Luego Frank tiene sexo oral con Monika (la última chica que ha contestado a sus anuncios) y finge matarla. Parece que Frank, al no gozar de los favores de Pat, se encapricha de la muchacha, escondiéndola de los demás. Confiado, se deja sorprender por ella y la joven escapa, parando un coche en la carretera y alertando a la policía desde una gasolinera. Frank confiesa lo ocurrido a sus compañeros, es su final, pero antes de que lleguen los agentes de la ley tienen que rodar la última escena. El momento cumbre, donde Pat y Stewart tienen sexo y que, al contrario de las demás no termina con la muerte de la chica, sino con los dos amantes totalmente entregados y absortos en su amor.



Es curioso, como bien ha constatado la crítica italiana, que las únicas escenas sexuales que no tienen un final ni un motivo destructivos son las de Stewart con el transexual Pat. Las relaciones heterosexuales de la cinta terminan con la muerte de las muchachas, y la que se libra acabará con ellos. Hay una escena que podría haber estado perfectamente integrada en “Baby sitter”, cuando Peeping le da un consolador a una chica y al introducírselo ésta en el sexo la electrocuta con el dildo (que además ilustra la cubierta del VHS alemán de VFL). Para algunos críticos transalpinos, “...E il terzo gode” es un film mediocre, y los otros dos, más bizarros, se salen del porno que se hacía en Italia en aquellos momentos. No estamos de acuerdo. La primera no nos pareció mala en absoluto, la huella del director es palpable pese a que se dé evidente prioridad a los polvos entre los protagonistas. Sí bien es cierto que canta el recurrir a insertos en un par de ocasiones, mas Cavallone usó estos e imágenes de archivo durante toda su carrera. Las otras dos ¿Por qué se distinguen del hardcore transalpino de los primeros 80?. Nuevamente el realizador deja su toque con algunas de sus constantes, pero en cuanto a material sexual no incluye nada que no fuera típico en esos momentos. ¿Sexo con enanos? ¿Transexuales? ¿Dildos y material bizarro?.






Vamos a ver. Las primeras películas rodadas íntegramente pornográficas en Italia a finales de los 70 (9) no lograron distribución internacional. Uno de los más tempranos pornos que se vieron fuera del país fue “Pillada a traición, polvo de ocasión” (1980) de Antonio Agostin, que ya incluía diversos momentos de lluvia dorada, variedad sexual que será una constante en el triple X del país durante toda la década. Además, fue más que habitual la zoofilia (10). Por ejemplo, Marina Frajese no tuvo reparos en tener sexo con perros o caballos en “Amplessi animaleschi di Vanesa in teneri ma duri” de Paul Bryan; o Cicciolina en “Los amores prohibidos de Cicciolina” (1986) de Riccardo Schicci. Y la misma rubia jugueteaba con una serpiente en su sexo en “Teléfono rojo” (1985) y “Stripp sex” (1986), ambas de Schicci. Por otro lado, Luca Damiano, con el pseudónimo habitual de por entonces de Lucky Faar Delli, se especializó en temática transexual. En 1983 dirigió “Las dos bocas de Marina”, con la Frajese (11) montándoselo con gays y transexuales. Director y actriz repetirían dentro del mismo campo en “Jojami, nido d’amore” (1984), y ella seguiría en sus trece en “Transex” (1988) de Franco Lo Cascio. Moana Pozzi se lo hacía con el tercer sexo en “I vizi transessuali di Moana” (1988) de Ricardi Schicci. La sufrida Marina se lo montaba con un enano en “La specialiste du cinema”... y volviendo con Cicciolina, ésta meaba sobre el capó de un coche, se montaba una gang-bang, eyaculaban sobre su cara y era atacada varias veces por la retaguardia en “Sensualidades” (1986), por supuesto de Schicci. Y es que Italia en los 80 se caracterizó en el porno por apostar por el lado fuerte, mientras en USA, el SIDA y el gobierno de Reagan lo almibaraban.






Cavallone introdujo en “Baby sitter” y “Pat, una donna particolare” una lectura social crítica. ¿Fue el único?, no. “Teléfono rojo” contenía una escena donde un par de policías corruptos eran sodomizados con sus porras; y en “Chocolate bananas” (1986), de Schicci, Cicciolina se dejaba engatusar por un viejo político (¿un democristiano tal vez?), y al terminar de follar la actriz húngara defecaba encima del hipócrita gubernativo; y, más suave, “La orgía atómica” (1985), igualmente de Schicci, se antojaba como alegato antinuclear. Es más, la filmografía de Salieri, como buen ejemplo, está plagada de cintas denunciando la situación de su país y, sobre todo, de Nápoles, incluso en sus títulos más tardíos. Baste revisar por ejemplo “La fuga de Albania” (1998), las dos partes de “Stabros” (1999), “Chantaje y lujuria” (2002), o “Faust” (2002). Pero es que el cine italiano en general fue durante décadas muy propenso a mostrar su desacuerdo con ciertos temas políticos y sociales, muchas veces más efectivo en el cine de género (spaghetti-westerns, poliziescos...) que en el directamente político.






Volviendo a “Pat, una donna particolare”, ignoramos si alguna distribuidora española la editó en nuestro país. La copia que más ha circulado en los últimos años (el tiempo que Cavallone ha empezado a reivindicarse tras décadas de olvido) fue la edición germana de VFL (12), doblada al alemán y titulada “Die schöne Pat und der supergeile Lilliput”, con un cuarto de hora menos de metraje. Recientemente ha aparecido otra edición de la misma casa pero íntegra, por lo que parece que sacaron dos ediciones distintas. ¿Qué falta en la más corta? pues está recortada la escena entre Pat y Stewart en la mesa desde que el chico descubre que la rubia es un transexual, y el polvo final entre los mismos se reduce al mínimo, y no aparece señal de sexo anal. ¿Sacaron los alemanes una copia más corta para los espectadores heterosexuales más pudorosos? (queda aún la blow job de Stewart a Pat junto al piano), resulta extraño viniendo de un país que apostó desde siempre en el hardcore por las prácticas más duras y extremas (S/M, fist-fucking...), y más sabiendo que directores como Moli incluyeron en sus cintas a transexuales en muchas ocasiones. La otra copia que circula hoy es la del VHS sueco que sacó Stockholms Videofilm AB, en italiano y con subtítulos, además está íntegra. En Italia, según Roberto Curti, se conocieron dos ediciones en VHS, una a cargo de AD Distribution, y otra por A&J. Alfonso&Miguel Romero

Psychometro: •••••


(1) El sexo explícito en la carrera de Cavallone comienza con “Zelda” (1974), para la que se rodó material triple X para su distribución por Francia.

(2) Dado el cast formado por habituales del triple X del momento como Pauline Teutscher, Sabrina Mastrolorenzi o Guya Lauri Filzi.


(3)Habitual como actor en las películas de Cavallone y amigo de éste, Martial Boschero ejerció también de productor en algunas de ellas con su compañía Anna Cinematográfica.


(4) Según Serwan A. Hoshyar, protagonista de los tres títulos, aunque los rodajes se terminaron en junio, estuvieron unos tres meses rodando material.


(5) La misma donde Joe D’Amato rodara “Absurd. Terror sin límite” (1981).


(6) Serwan A. Hoshyar se estrenaba en el porno con la trilogía de Baron Corvo. Stewart, el novio de Pat en “Pat, una donna particolare”, que también intervino como uno de los actores porno que ruedan al comienzo de “... E il terzo gode”, era un turista inglés amigo de Hoshyar reclutado a última hora para sustituir a alguien. Además, Franco Coltorti, que interviene en “Baby sitter” como el novio de la protagonista, y en “...E il terzo gode” como un matón, era uno de los eléctricos del equipo.


(7) Una constante de Cavallone un rodaje dentro de otro, desde “Le salamandre” a la inédita “Maldoror” (1977). En la trilogía hardcore de Baron Corvo encontramos este metalenguaje con filmaciones de sexo explícito.


(8) En directo homenaje al final de “Con faldas y a lo loco” (1959) de Billy Wilder, con la conversación que cierra la película entre Jack Lemmon y Joe E. Brown.


(9) Las primeras películas italianas que incluyeron sexo explícito fueron algunos softcores a los que se añadieron escenas triple X para su distribución en según qué países. De esto supo mucho Joe D’Amato, que acostumbró a introducir material hardcore en algunas aventuras de la Emanuelle negra Laura Gemser.


(10) Incluso en los softcores que conocieron ediciones hard incluyeron interludios sexuales con animales. Los caballos hicieron acto de presencia en “Emanuelle negra en América” (1976) o “Calígula, la historia jamás contada” (1982), ambas de D’Amato. O echad un vistazo a las ediciones íntegras del “Obscenidad” (1980) de Polselli, a ver lo qué encontráis.


(11) Tras su paso por la comedia erótica, el terror, etc... la Frajese daría el paso al hardcore en el material añadido en algunas versiones de “Emanuelle negra en América” de Joe D’Amato. Acabaría convirtiéndose en la estrella porno italiana de los 80. Dejaría el negocio cuando Schicci empieza a despuntar con su compañía y sus chicas. A lo largo de su extensa carrera en el hardcore, la Frajese osaría entregarse a lluvias doradas, cumshots faciales, zoofilia, transexuales, sexo lésbico, y todo aquello que se le pusiera por delante. Toda una profesional.


(12) La misma compañía que sacara “...E il terzo gode” en Alemania, bajo el título de “Schreire der lust”.




Etiquetas:

4 Comentarios:

31.12.09 Anonymous Anónimo

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
3.5.10 Anonymous Anónimo

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
22.10.10 Anonymous Anónimo

Hello,

I have a message for the webmaster/admin here at exhumedmovies.foroactivo.com.es.

May I use part of the information from this post above if I provide a backlink back to your website?

Thanks,
Mark

 
22.10.10 Anonymous Anónimo

Thanks for sharing this link, but argg it seems to be down... Does anybody have a mirror or another source? Please answer to my post if you do!

I would appreciate if a staff member here at exhumedmovies.foroactivo.com.es could post it.

Thanks,
William

 

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).