Psychotronic Kult Video.tk: Sitges 2012 <body OnContextMenu="return false"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d21878572\x26blogName\x3dPsychotronic+Kult+Video.tk\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://psychotronickultvideo.blogspot.com/\x26vt\x3d9189659977127148319', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script> <script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-2239433-1"; urchinTracker(); </script>

jueves

▼ REVIEWS

Sitges 2012






Por Carlos Amurgo.

Psychotronic ha estado presente un año más en el Festival de Sitges, cita ineludible para los aficionados al cine de terror en todas sus variantes. Comentamos algunas de las películas de nuestro género favorito que hemos podido visionar este año, dejando aparte otras secciones de un Festival tan ecléctico, al ser propuestas que no entran dentro del género que más nos apasiona. La cosecha no ha estado nada mal.



Chained: dentro de la sección oficial del festival se proyectó la cuarta película de Jennifer Lynch, hija del archiconocido David Lynch, film que ha recibido el Premio Especial del Jurado y el Premio al Mejor Actor, otorgado a Vincent D´Onofrio. Lo cierto es que es de lo mejor visto en la Sección Oficial de este año y que confirma a Jennifer Lynch como una directora a seguir. Las claves de la película son la consistencia dramática de la historia, apoyada en la estética feista del film y sobretodo en la interpretación D´Onofrio, brillante en el papel de asesino en serie y eje alrededor del cual se moverán todas las claves argumentales y ético-morales sobre las que se sostiene toda la historia. La historia se centra en un chico, el encadenado al que hace referencia el título, que siendo muy niño es secuestrado junto a su madre por el Psycho interpretado por D´Onofrio. Su madre es asesinada tras sufrir un calvario en manos del desequilibrado personaje de D´Onofrio pero el chico termina viviendo encadenado en la casa del asesino, que le ordena mantener aseada la casa, comer las sobras y limpiar cada vez que él termina con una nueva víctima. Tras años de cautiverio y el establecimiento de una enfermiza versión de la relación padre – hijo, llegará el momento en que veremos las consecuencias que tiene en el niño semejantes vivencias. La película adopta un ritmo bastante lento pero que resulta muy apropiado para darle profundidad a todo el conjunto, ya que de haber optado por una narración más orientada a los golpes de efecto el resultado hubiera sido una película bastante convencional. Está claro que a Jennifer Lynch no le ha influido la recepción comercial que pueda tener la película.

Lovely Molly: en la línea de la película de Jennifer Lynch, también se proyectó dentro de la Sección Oficial Lovely Molly, última película de Eduardo Sánchez, conocido ante todo por ser co-responsable de The Blair Witch Project, aunque también tiene una interesante trayectoria en solitario. La mención de Jennifer Lynch no es gratuita ya que Lovely Molly también opta por una narración y ambientación oscura y densa, más preocupada por la consistencia dramática de su historia y personajes y también establece un juego enfermizo entorno a los límites entre la locura y la cordura. El argumento puede recordar vagamente a El Ente, Molly es una recién casada que se muda con su marido a la antigua y aislada casa de sus padres fallecidos, donde se crió de pequeña, donde comienza a notar una presencia que la persigue y trastorna. La película juega con mucha ambigüedad e inteligencia con una historia aparentemente en la línea de muchas películas de posesiones diabólicas o de fantasmas, pero rehuye todos los tics más sobados para acabar resultando algo un poco más especial, algo que recuerda más a La Posesión de Zulawski. Sin embargo esa misma ambigüedad acaba por dejar una cierta frustración en el espectador, aunque resulta claro que temas como la alienación del individuo o las consecuencias de los traumas familiares en las personas planean a lo largo de toda la cinta, pero tampoco sin demasiada concreción, quedando como una película con apuntes interesantes pero algo dispersa vista en conjunto, ya que no se le acaba de dar un sentido a todo lo que va sucediendo. La interpretación de Gretchen Lodge como Molly es bastante convincente y la ambientación musical a cargo de Tortoise muy acertada, para una película francamente lograda y angustiosa en su primera mitad, pero que se va diluyendo conforme avanza. 



The Lords of Salem: sin duda una de las películas más discutidas del Festival. La nueva de Rob Zombie era una de las más esperadas esta edición y desde luego ha generado polémica entre admiradores y detractores. El film se abre con un prólogo ambientado en el siglo XIX donde vemos una cacería de un aquelarre de brujas que  son quemadas vivas. En la actualidad conocemos a Heiri (interpretada por la señora de Rob Zombie), comentarista de un programa radiofónico. Un día recibe un extraño disco con una misteriosa música compuesta por The Lords. La melodía despertará extrañas sensaciones en la población femenina de la ciudad así como hará que un autor literario investigue sobre el tema y averigüe el nuevo plan del diablo para volver a la tierra. El resultado de todo es una de las cintas más esquizofrénicas y extrañas del cine de género reciente, tremendamente irregular, con momentos francamente logrados alternandose con otros incomprensibles e incluso en algún momento ridículos. Uno de los problemas es que Sheri Moon Zombie ofrece una interpretación muy pobre como protagonista, al no estar rodeada de actorres carismáticos como Sid Haig o Bill Moseley se notan mucho sus limitaciones y la trama prácticamente deja de existir a media película, desatandose un delirio visual que en su parte final es más un videoclip que otra cosa. Durante la primera mitad hay momentos poderosos, tras un prólogo muy inspirado y prometedor con aquelarre medieval filmado de una forma muy realista, propone una película de terror intimista y hasta minimalista, para luego girar totalmente de tercio y mostrar en su parte final todo tipo de provocaciones a la religión en general a ritmo de videoclip. Imagino que se hablará bastante de ella este año entre fans del género, aunque dudo de que vaya a disfrutar de demasiada difusión en los cines.

Maniac: a priori este remake de Maniac en estos días de insulsos e innecesarios refritos del clásicos del pasado daba bastante miedo. La original de William Lustig era una de mis favoritas del género y la idea de Elijah Wood en el papel de Joe Spinell sonaba poco acertada. Aunque la original Maniac es una de esas cintas que para mi gusto están por encima del bien y del mal, lo cierto es que este remake es una potente reversión del original, un slasher directo, brutal y sin concesiones, marcado por las mismas obsesiones que la original, si bien me parece desacertada la idea de transladar la acción a Los Angeles en lugar la tétrica Nueva York de la original, se echa en falta la presencia de la gran urbe como co-protagonista del film, aportando su suciedad a la malsana mente del protagonista. La principal novedad es la actualización a los recursos cinematográficos de hoy en día, con esa camara subjetiva presente en la mayor parte de la cinta y que el serial killer tiene un deje bastante de comic, pero buena parte del tejido argumental sigue ahí, el desarrollo de la historia es casi idéntico y tiene parte de la mala leche original. Como extra destacar la electrónica música del film, pieza fundamental en el resultado final. 



Excision: una de las películas más acordes con el espiritu del Sitges más gamberro. Nos cuenta la historia de Pauline, una joven con aspiraciones a cirujana ya que tiene una pasión que roza lo enfermizo por la sangre (y por perder la virginidad), a la vez que no encuentra su lugar ni en el instituto ni en su casa, donde choca inevitablemente con su madre, interpretada por la ex actriz porno Traci Lords. Un film lleno de bizarrismo, gore, que se mofa abiertamente de la juventud americana al completo y de la institución familiar, una mezcla entre humor negro y terror lleno de fantasías gore con algunas escenas realmente logradas e impactantes. Excision en esencia es un cuento de horror adolescente donde lo mejor son los momentos oníricos de la protagonista mientras está disfrutando de sus fantasías, el humor negro de los diálogos, lo cercano y lejano de la vida real y el aterrador, espeluznante e inesperado final, que después de tanta ácidez y carcajadas deja bastante mal cuerpo.
  
The Cabin In The Woods: una de las películas más esperadas por los aficionados del género era sin duda Cabin In The Woods. El argumento viene con agradables ecos de Evil Dead: cinco amigos se van a pasar un fin de semana a una cabaña de la montaña igualita a la mencionada (y con trampilla de acceso al sótano incluída!) y todos los tópìcos habidos y por haber, está el guaperas cachas con su novia,  rubia de bote sexy y con pocas luces, el intelectual, el colgado fumeta y la virgen. Casi parece una parodia y los guiños metacinematográficos cantan mucho. Sin embargo la novedad reside en que un organismo secreto que mueve los hilos en plan El show de Truman con un par de tipos algo estrafalarios en una especie de sala de control, con ordenadores y monitores, que en realidad controlan todo lo que les va sucediendo a los cinco protagonistas, en una espeice de parodia bizarra de los reality shows. En realidad la película acumula un buen montón de tics del cine de terror y los mezcla sin demasiado criterio ni cohesión, creando un entretenimiento divertido y resultón pero con poco fondo y que no tardará demasiado en olvidarse. 




0 Comentarios:

Publicar un comentario

 
Pkv revista de análisis cinematográfico. Prohibida su reproducción (incluso indicando la procedencia).